portadainterior

La oferta culinaria de Castilla y León ha sido siempre sinónimo de materia prima de calidad, sobre todo en materia de carnes, setas, vinos y dulces. En los últimos años, además, sus restauradores se han esforzado por subirse al carro de la alta cocina y competir con los de otros lugares de inveterada tradición gastronómica, como el País Vasco, si bien esta realidad todavía no forma parte de la imagen turística de la comunidad más extensa de España.

Es por ello que los principales responsables de la promoción turística de la comunidad, con la consejera Alicia García a la cabeza, protagonizaron este miércoles en Madrid puesta de largo de la nueva oferta gastronómica castellanoleonesa con el fin de demostrar que algo se mueve en la región más allá del clásico cochinillo segoviano o la ternera de Ávila, platos por otro lado excelsos a la par que clásicos.

Para el lanzamiento la Junta ‘fichó’ como maestros de ceremonias a dos de los cocineros más populares de la región; el finalista del programa Topchef (Antena 3) Antonio Arrabal y su compañero de plató (y de final) Miguel Cobo.

Flanqueados por otros representantes de la nueva generación de jóvenes cocineros y reposteros castellanoleoneses, varios de ellos con estrellas Michelin, Arrabal y Cobo fueron los encargados de poner en valor ante la prensa especializada congregada en el piso 42 de la Torre Espacio la potencia gastronómica de una región con más de 5.000 restaurantes, más de 150 bodegas visitables, 13 denominaciones de calidad en sus vinos y más de 1.500 especies de hongos, por dar algunas cifras.

La Real Academia de Gastronomía avaló la apuesta de Castilla y León a través de su presidente, Rafael Ansón, que no dudó a la hora de calificar la gastronomía de la región como «una de las mejores del mundo», estando a la cabeza en vinos, setas, ibéricos y legumbres.

fotoapoyo

Tras señalar que 2013 se cerró con un récord histórico de 60 millones de turistas en España, el presidente de la Real Academia de Gastronomía explicó que los que vienen a comer a España buscan dos cosas: materia prima de calidad y «la posibilidad de comer en libertad», relacionándose con otros comensales, algo bastante menos frecuente en Europa.

Por su parte, la consejera de Cultura y Turismo, tampoco se paró en barras al afirmar que su comunidad es «la depensa de España», mientras que el presidente de los hosteleros, Julián Duque, puso el acento en que desde unos años los cocineros de la comunidad se han concienciado de que las cosas se pueden hacer también «de otra forma» sin perder de vista la tradición y la calidad.

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.