Archivo Tag | "whisky"

Tags: , , ,

Josep Roca apadrina el nuevo whisky de The Macallan

Publicado el 30 Septiembre 2015 Por AG

Josep Roca, durante la presentación. / Foto: The Macallan

Josep Roca, durante la presentación. / Foto: The Macallan

Josep Roca, el sumiller de El Celler de Can Roca, considerado el mejor restaurante del mundo, fue el encargado de apadrinar este miércoles el lanzamiento de la nueva creación de The Macallan: el whisky de malta Rare Cask. Roca, experto en vinos de Jerez, cuyas barricas aportan gran parte de su personalidad a estos whiskies escoceses, afirmó que Rare Cask es “un whisky extraordinario y supone la materialización del auténtico compromiso de The Macallan con el tratamiento excepcional de la madera”.
A juicio de Roca, cuyo restaurante mantiene una estrecha colaboración con la destilería escocesa, “no hay otro whisky que pueda competir con The Macallan en estilo, rigor, exigencia y calidad atemporal”.
Durante la presentación en primicia y cata de producto también estuvo presente Stuart MacPherson, Master of Wood de The Macallan. Ambos expertos
compartieron con los asistentes el papel fundamental que juega la madera en la creación de nuevos destilados y, en especial, en el desarrollo de whiskies de malta de lujo. “La calidad de un whisky depende en gran parte de la calidad de las barricas de roble en las que madura. Todos nuestros single malts adquieren el 100% de su color de la madera de la barrica en la que maduran, de manera natural y sin colorantes de ningún tipo”, aseguró Stuart MacPherson en la jornada de cierre de Mixology(X)trends, la feria de coctelería donde se presentó el producto.
Según The Macallan, Rare Cask es el producto de una “reinterpretación del estilo más clásico de The Macallan, conseguido a partir de una cuidada selección de 16 estilos de barricas de roble, principalmente de primer llenado, escogidas a mano de manera individual según el carácter único que confieren al destilado de The Macallan. Todas ellas están conformadas con madera proveniente de los mejores bosques españoles y americanos en diferentes formatos y tamaños. Por otro lado, han sido producidas por diferentes toneleros y envejecidas en múltiples bodegas jerezanas.
Notas de cata ofrecidas por The Macallan:
Color: rojo caoba.
Nariz: sus suaves notas a vainilla y uvas pasas despiertan el olfato, abriendo paso a una dulce combinación de manzana, limón y naranja. Todo ello
equilibrado gracias a un exquisito cuarteto de especias: jengibre, canela, nuez moscada y clavo.
Paladar: Se trata de un cuarteto de matices especiados muy consistente. El roble persiste en boca de manera atemporal, con carácter pulido y rico. El toque final lo aportan la vainilla y el chocolate, con un sutil matiz cítrico.
Final: completo y cálido.
El nuevo whisky de The Macallan

El nuevo whisky de The Macallan

 

Comentarios (0)

Tags: , ,

Una botella de whisky de malta de 553.000 euros, nuevo récord Guinness

Publicado el 25 Febrero 2015 Por AG

La botella de 553.000 euros / Foto: The Macallan

La botella de 553.000 euros / Foto: The Macallan

Una botella de whisky de escocés de la marca The Macallan ha conseguido hacerse merecedor del récord Guinness al whisky más caro jamás vendido en una subasta al adjudicarse en una puja celebrada en Sotheby’s en Hong Kong por la friolera de 628.000 dólares (unos 553.000 euros al cambio actual). Eso sí, al menos se trataba de una botella de seis litros (la más grande que ha contenido nunca un whisky de The Macallan).

Según informó este miércoles el propio fabricante escocés (que ya tenía en su poder la marca anterior, fijada en 170.000 dólares menos) la botella de whisky en cuestión es la denominada Imperiale M Decanter, creado en colaboración con la empresa cristalera francesa Lalique.

“Esta obra de arte representa la combinación de tres grandes talentos como son el de Fabien Baron, uno de los mejores diseñadores del mundo, el de Lalique, la prestigiosa cristalería francesa, y el de Bob Darlango, creador de uno de los mejores whiskies que existen actualmente”, explicó David Cox, director de Fine & Rare Whiskies del Grupo Edrington, al que pertenece The Macallan, que ya ha anunciado que donará el dinero recaudado a ONG.

En total se han realizado un total de cuatro botellas, cada una de las cuales ha requerido más de 50 horas de trabajo de 17 artesanos diferentes. Dos pasaron a formar parte de la colección privada de The Macallan, una tercera fue entregada a un coleccionista asiático y la cuarta ha sido objeto de subasta.

Comentarios (0)

Tags: , ,

Macallan sigue fiel a las barricas de Jerez en su nuevo whisky

Publicado el 18 Julio 2013 Por AG

La nueva gama de The Macallan

La nueva gama de The Macallan

Frente a quienes defienden que las barricas de Jerez sólo benefician al whisky de malta si se utilizan para redondearlo al final de su crianza, la prestigiosa marca The Macallan sigue apostando por su parque de barricas de roble español curadas con vino oloroso seco jerezano para madurar sus destilados.

Para The Macallan, que ha presentado recientemente su gama de whisky de autor The 1824 Series, las barricas de Jerez permiten construir “un whisky excepcional único en aromas, sabores y matices, más allá de la restricción de los años” y además logrando una “incomparable gama de colores naturales”.

El propio José Joaquín Cortés, sumiller distinguido con la Nariz de Oro 2012, no duda a la hora de destacar que los destilados de The 1824 Series presentan “secuencias aromáticas de auténtica complejidad y un recorrido gustativo de gran placidez y carácter”, lo que atribuye a la influencia de las barricas de Jerez, “posiblemente el factor más apreciado y valorado en los whiskies de malta y que caracteriza a The Macallan”.

La nueva gama de The Macallan ha sido creada por Bob Dalgarno, whisky maker de la marca, en el marco de un procedimiento “completamente innovador” centrado en el uso del color que confieren las barricas y que no se ha visto limitado “por un criterio de edad”.

LAS TRES VARIEDADES

En este sentido, según informa The Macallan en un comunicado, las tres variedades de The 1824 Series reciben el nombre de diferentes elementos presentes en la naturaleza en estado puro. El Amber (inspirado en el color del ámbar) es de aroma dulce, floral y cítrico con notas de vainill y jengibre.

La variedad Sienna (inspirada en el color de la tierra de Siena), es cálido y persistente y presenta un aroma a vainilla con matices de naranja y manzanas verdes. Su final es suave, delicado y cálido.

Por último, en el Ruby (rubí) el roble español despierta la nariz antes de dejar que lo haga la intensidad de los frutos secos y unas atrevidas gotas de melaza. Su sabor es dulce, con ráfagas de jengibre, nuez moscada y resina, que acompañan a la presencia de la naranja y las uvas pasas, todo ello dominado por el aroma a Jerez.

Comentarios (0)

Tags: , , , ,

Las diez claves para distinguir un buen whisky (y disfrutarlo)

Publicado el 05 Julio 2013 Por León Prieto

Dos de los whiskies de la cata en el restaurante Kasanova.

Dos de los whiskies de la cata en el restaurante Kasanova / Foto: A. González

El buen whisky es una bebida amplia, profunda, enormemente rica en matices, notas aromáticas y texturas de sabor. No se puede negar que una gran parte (por no decir la mayoría) de los consumidores de whisky en España lo ingieren mezclado con refrescos azucarados u otras bebidas similares, lo que supone en la práctica acabar con todas las particularidades de este destilado para apreciar sólo una: la presencia de alcohol.

No obstante, elegir bien el whisky y, si nos gusta mezclado, el compañero de viaje adecuado, ahorrará más de una resaca al amante de esta bebida, evitará daños en su salud y, de paso, le abrirá la mente y el gusto a todo un universo de sensaciones. Tras conversar con Xavier Monclús, instructor de cata para Europa de Louis Vuitton Moët Hennessy Spain (LVMH) y todo un experto en whiskies, Actualidad Gastronómica ha identificado diez claves para acertar a la hora de elegir un buen güisqui y disfrutarlo al máximo.

1) Olor a alcohol. Un whisky que, al acercarle la nariz, huele claramente a alcohol de forma que no se aprecian otros aromas, se puede descartar directamente. “Cuando nos acerquemos a un whisky lo primero es comprobar que tiene una buena integración alcohólica; no tiene que oler ofensivamente a alcohol”, explica Monclús. “Lo que se huele en una copa de buen whisky son los aromas, las frutas, las notas de madera; si hueles primero a alcohol es un whisky que ya no merece la pena beber”, añade.

2) Alcohol en boca. Un whisky puede tener más o menos graduación alcohólica, pero el consumidor nunca puede sentir anestesia o irritación en la boca por el alcohol. En ese caso estamos ante un mal güisqui. “Aunque en boca el alcohol está más presente que en nariz, nunca tenemos que sentir anestesia en la boca por el alcohol. Si bebes un whisky y la presencia del alcohol es tan importante que te irrita la boca y te la anestesia, quiere decir que ya no vas a poder disfrutar del whisky”, señala Monclús. El experto recuerda en este punto que el alcohol es “el pegamento que une aromas y sabores y lo que estructura un whisky, pero nunca se debe sentir de una manera intensa”.

3) Precio. Aunque no es cierto que un güisqui más caro sea siempre necesariamente mejor que uno barato, merece la pena gastarse 10 o 15 euros más por botella para pasar de los blended de gran consumo a botellas de malta de 10-12 años, una edad óptima para esta bebida. También es cuestión de sentido común e incluso de salud, como reconoce nuestro experto: “Es mucho mejor beber poco y bueno que mucho y barato. Sólo tenemos un hígado y si es posible todo lo que entra en nuestro cuerpo tiene que ser de la mayor calidad. Los productos malos sólo nos van a traer problemas, problemas de hígado y problemas al día siguiente”.

4) ¿Sólo o acompañado? Como se puso de manifiesto esta semana en una cata dirigida por Monclús en el restaurante Kasanova, el whisky cambia por completo al añadirle un poco de agua, aunque no pierde su esencia y en algunos casos incluso mejora. En cuanto al hielo, la mezcla pasa de ser estática (con el agua ‘paramos’ al whisky en un nuevo estado) a dinánima, ya que ‘on the rocks’ la bebida va evolucionando por momentos a medida que el hielo se derrite.

La clave de las mezclas, en cualquier caso, está en elegir un buen compañero de viaje para el destilado, de forma que el combinado no acabe con el whisky. En este contexto, hay que evitar los refrescos con azúcar a toda costa.

“Claro que el whisky bueno se puede mezclar, aunque nunca con refrescos que tengan azúcar. Hay cócteles muy buenos con tónica, con agua con gas… depende de la situación. En un restaurante te lo vas a tomar normalmente solo o con agua, pero si estás por la noche y te apatece un trago largo que no te vaya a hacer daño hay que mezclar siempre con bebidas que no lleven azúcar”, señala Monclús, que no oculta sus preferencias personales: “Con agua o con agua con gas no te va a producir dolores de cabeza ni resaca”.

5) Etiqueta y edad. La etiqueta puede servirnos de orientación, sobre todo si indica el año del whisky (no tan importante en el caso de blended), su composición y el uso o no de barricas exógenas de Jerez, pero nunca puede servirnos para saber a priori si será bueno. “Siempre hay que probar”, explica nuestro experto.

En cuanto a la edad, y aunque puede parecerlo en principio, los años que figuran en la etiqueta no constituyen un factor siempre determinante. Y es más, Monclús defiende que existen casos de whiskys muy viejos y caros que son “imbebibles”. “En general los güisquis llegan a su plenitud entre los 10 y 12 años y van perdiendo cualidades hasta llegar a su final en torno a los 25 años, por tanto nada de whiskies de 50 años”.

6) ¿Blended o Single Malt? En principio es más fácil dar con un buen whisky entre los single malt, pero no es una ley carente de excepciones. “También hay blended buenísimos –señala Monclús pensando en el Bailie Nicol Jarvie–, o incluso el DYC ocho años tiene bastantes buenas puntuaciones y es un whisky a considerar aunque España no sea en principio un país productor de whisky”.

7) Aditivos. Muchos whiskys añaden caramelo u otros aditivos para tratar de hacer su producto más atractivo o enmascarar una presencia excesiva del alcohol. Lógicamente es siempre mejor evitarlos (siempre que sepamos que existen, claro).

8) Temperatura. Un buen whisky debe servirse siempre fresco, en un abanico entre los 10 y los 18 grados; si tenemos la percepción que está “calentorro” nunca apreciaremos todas sus posibilidades.

9) Uso de barricas de Jerez. Posiblemente este sea, de los aspectos citados, el que más opiniones admita. Para Monclús no hay duda de que el uso de barricas de Jerez para madurar el whisky debe realizarse durante un par de años, una vez que el destilado tiene 10 años de crianza en barrica de bourbon, y nunca desde el principio, si bien existen marcas de prestigio que hacen toda la crianza con Jerez. Para Monclús esta práctica hace que de disparen las notas de azufre, apagando la riqueza de matices que debe tener un buen whisky. Claro que a los ingleses, grandes amantes del vino de Jerez, es una influencia que les encanta.

10) El agua. Dando por supuesto que es pura, el agua con la que se elabora el whisky, que en el ámbito del marketing se utiliza a veces como seña de identidad, no tiene sin embargo más que una pequeña influencia (del 10% si queremos dar una estimación númérica) en el resultado final.

UN BUEN TRUCO

Y, tras las claves, llega el turno al consejo y el truco. El primero es que, ante cualquier duda, cualquier amante del whisky tiene en la Biblia del Whisky de Jim Murray el mejor libro de cabecera. Por su parte, el truco que nuestro experto recomienda a los seguidores de AG es añadir un par de gotas de buen güisqui de malta (preferente del Ardbeg 10 años) a una ostra fresca y disfrutar del resultado: “Parecerá que está hecha a la brasa pero sigue estando cruda”.

Por otro lado, la cata de Monclús en el restaurante italiano Kasanova, en Sáinz de Baranda 44, (posiblemente el restaurante con más destilados de Madrid, con más de 700 referencias), permitió descubrir los matices de algunos de los grandes nombres de esta bebida como el ya citado Ardbeg 10 años, con 47 grados de alcohol, o el Glenmorangie Nectar d’Or (ambos obra de Moët Hennessy), que son una maravilla para los sentidos.

Otros ejemplos de güisquis excepcionales son el Glenmorangie Lasanta (excelente ejemplo de buen uso de la barrica de Jerez para completar la crianza) y el Glenfiddich 12 años, que nos transporta a otro mundo con su penetrante aroma a pera y manzana maduras.

Xavier Monclús, en plena faena de cata.

Xavier Monclús, en plena faena de cata / Foto: A. González

Comentarios (5)

Tags: , , , ,

Glenfiddich reta a jóvenes artistas en su 125 aniversario

Publicado el 25 Abril 2013 Por León Prieto

La exposición incluye barra, como debe ser / Foto: A. González

La exposición incluye barra, como debe ser / Foto: A. González

¿Un buen whisky escocés puede considerarse una obra de arte? Seguro que hay diversidad de opiniones al respecto, y seguro también que muchos defenderán una postura distinta dependiendo de si les preguntan antes o después de la ingesta de ciertos deliciosos brebajes. Sin entrar en tan procelosa cuestión, el fabricante de whisky de malta escocés Glenfiddich ha apostado por el arte, y en este caso por el arte más joven, para celebrar su 125 aniversario.

Para ello ha retado a una veintena de jóvenes artistas del Centro Superior de Diseño (IED Madrid) a interpretar a su manera la cabeza de ciervo que constituye el icono de la marca. El resultado del reto puede verse desde este jueves y hasta el domingo 28 de abril en la Galería Libertad de Madrid (C/Libertad 22). Posteriormente, si a alguien, whisky mediante (o no) le llega al alma alguna de las obras, podrá adquirirlas en Martínez Bar (C/Barco, 4) a un precio unitario de 600 euros (que incluye una botella de Glenfiddich 18 años).

Partiendo de materiales como liquen, patchwork, escayola, mimbre, alambres, madera, los alumnos de IED han recreado a su gusto al famoso cérvido convirtiéndolo en escultura de pared, lámpara, quesera o adorno de mesa. No es que todas las obras merezcan estar en la Tate Modern, es verdad, pero desde luego muchas tienen el suficiente fuste para dar un aire distinto al salón o el comedor, y si uno encima las contempla con un buen vaso de whisky en la mano, pues mejor que mejor, seguro que todo se ve de otra forma.

Por si a estas alturas nadie lo había supuesto, la iniciativa de Glenfiddich persigue transmitir una idea esencial en el espíritu de esta marca más que centenaria: que se pueden cumplir 125 años sin perder la imaginación y la capacidad de reinventarse, claro que manteniendo inalterable la esencia. En palabras de Jessica Cremades, brand manager de Glenfiddich en España, se trata en definitiva de “fusionar la creatividad, diseño y juventud de los artistas noveles con la tradición y búsqueda de la excelencia de Glenfiddich”.

Además, por si a alguien no acabara de gustarle la exposición de arte, la marca ha instalado una barra en la galería donde degustar sus mejores whiskys, ya sea solos, con hielo o en forma de cóctel. Altamente recomendable.

Comentarios (0)

Tags: , , ,

Whisky de lujo en honor a la Reina Isabel II de Inglaterra

Publicado el 14 Abril 2012 Por Juan Vereda

Estuche de lujo para un whisky exclusivo en honor de Isabel II

 

Royal Salute ha creado una edición limitada de whisky de 21 años para festejar el 60 aniversario de la coronación de la Reina Isabel II de Inglaterra.

La exclusiva botella de porcelana, que tiene un precio de 150 euros, se presenta envuelta para la ocasión en una  sobria caja de tono azul, realizada en materiales de alta calidad que caracterizan el concepto lujoso y a la vez discreto de la marca.

El Duque de Argyll, aristócrata escocés muy cercano a la Familia Real británica y embajador de la firma, ha visitado España para dar a conocer los secretos del Royal Salute Diamond Jubilée.

Royal Salute es una combinación de los más finos y exclusivos whiskies de malta y grano de Escocia, envejecidos cada uno de ellos al menos 21 años.  Su exclusiva botella de porcelana está realizada a mano por especialistas artesanos, que tardan 4 días en incorporar todos los elementos decorativos a cada botella.

Comentarios (0)

Tags: , , , , ,

Lomo de cochinillo al whisky, primer premio de recetas DYC

Publicado el 13 Marzo 2012 Por Antonio Moreno

La sombra del whisky es muy alargada. / Foto: Ag

¿Es posible confeccionar un menú en el que todos sus platos incluyan el whisky como ingrediente? Los participantes en un concurso en las redes sociales de la marca segoviana de whisky DYC han demostrado que sí. El menú elegido por el jurado consta de cuatro platos y un acompañamiento, mientras que el ganador ha sido el segundo plato, una receta elaborada con cochinillo y, por supuesto, DYC. Más segoviano, imposible.

Para la elaboración de tan suculento menú se han seleccionado las siguientes cinco recetas procedentes del concurso DYCocina: Como entrante, empanado de queso camembert, salsa de fresas y whisky DYC; de primero, vieiras al whisky; de segundo, la receta ganadora, consistente en lomo de cochinillo de Segovia relleno de sus mollejitas, hongos y piñones junto a un saquito crujiente de sus menudillos guisados al DYC y patata panadera; de postre, crepes al whisky. Como acompañamiento, crema de whisky casera.

El ganador del primer premio ha obtenido una cena para dos personas, mientras que los demás ganadores se han llevado packs de productos exclusivos de la marca. Con esta iniciativa, los responsables de DYC han promovido “nuevos usos del whisky, incentivando su utilización en actividades cotidianas como la cocina”, según han afirmado.

Se podría decir, tal y como reza uno de los eslóganes de la marca, que cocinar con whisky es “para gente sin complejos”.

Comentarios (0)

  • Las listas de Ag

    Las listas de Ag
  • Contacto

    Contacto
  • Ag en los medios

    ag en los medios
  • quiénes somos

    quiénes somos