arandano

Las uvas rojas y los arándanos pueden ayudar a mejorar la función inmune del cuerpo, según un estudio realizado por investigadores del Instituto Linus Pauling (LPI, en sus siglas en inglés) de la Universidad Estatal de Oregon (OSU, en sus siglas en inglés), en Corvallis, Estados Unidos. Es gracias al resveratrol y al pterostilbeno, dos compuestos presentes en ellas respectivamente, que parecen estimular el sistema inmune innato en los seres humanos.

El resveratrol y el pterostilbeno, pertenecientes a un grupo de compuestos llamados estilbenoides, trabajan en sinergia con la vitamina D y tienen un impacto significativo en el aumento de la expresión del péptido humano animicrobiano catelicidina, o gen CAMP, que está implicado en la función inmune.

Los autores señalan en un artículo publicado en la revista‘Molecular Nutrition and Food Research’ que los hallazgos se extrajeron de cultivos celulares de labotario por lo que todavía no se sabe si se producirían resultados similares por la ingesta alimentaria. Sin embargo, estos científicos resaltan que se añade más interés a la posibilidad de que algunos alimentos mejoren la respuesta inmune.

De un análisis de 446 compuestos, sólo estos dos resultaron efectivos, como resaltó Adrian Gombart, investigador principal de LPI y profesor asociado en la Facultad de Ciencias de OSU . “Su sinergia con la vitamina D para aumentar la expresión de genes CAMP fue significativa e intrigante. Es una interacción muy interesante”, destacó este investigador.

Aunque hay numerosos estudios que relacionan el resveratrol con una serie de posibles beneficios, desde la mejora de la salud cardiovascular a la lucha contra el cáncer o la reducción de la inflamación, los autores de esta investigación subrayan que se trata de la primera vez que se demuestra una “clara sinergia con la vitamina D que el aumento de expresión de CAMP”.

El propio gen CAMP se ha investigado mucho al demostrarse que desempeña un papel clave en el sistema innato inmune. Los estilbenoides son compuestos producidos por las plantas para combatir las infecciones y, en la biología humana, parecen afectar a algunas de las vías de señalización que permiten que la vitamina D haga su trabajo, dijeron los investigadores.

En resumen, parece que la combinación de estos compuestos con la vitamina D tiene un impacto considerablemente más biológico que cualquiera de ellos por separado. No obstante, se necesita más investigación para saber cómo la dieta y la nutrición afectan la función inmune y la posibilidad de desarrollar compuestos naturales terapéuticamente útiles para aumentar la respuesta inmune innata, adelantan los científicos en su informe.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *