bodega

La presencia de miel, menta, canela, bayas de enebro y resinas, ingredientes utilizados en la antigua vinificación, así como restos de los ácidos tartárico y siríngico, componentes clave en el vino, en los frascos encontrados en un yacimiento en Israel, sugieren que se trata de la bodega más antigua y grande descubierta en Oriente Próximo. Localizada en el sitio arqueológico de Tel Kabri, donde están las ruinas de una ciudad del norte de Canáan que data del año 1.700 antes de Cristo, pudo albergar el equivalente a 3.000 botellas de vino tinto y blanco. 

Las excavaciones en lo que fuera un gran palacio de los gobernadores de la ciudad, codirigidas por Eric H. Cline, de la Universidad George Washington (GW), en Estados Unidos, y Assaf Yasur -Landau, de la Universidad de Haifa, en Israel, con Andrew Koh, de la Universidad de Brandeis, en Estados Unidos, como director asociado, revelaron inicialmente la existencia de una jarra de unos 92 centímetros, a la que bautizaron como “Bessie”. Posteriormente, los investigadores encontraron hasta 40 frascos en una sala de unos 4,5 metros por 7,6.

“Es un descubrimiento muy significativo, ya que se trata de una bodega que, a nuestro entender, no tiene precedentes en su edad y tamaño”, afirmó Cline, presidente del Departamento de Lenguas y Civilizaciones Clásicas y de Oriente Próximo de GW. Los 40 frascos encontrados tienen una capacidad de alrededor de 2.000 litros, lo que significa que la bodega podría haber albergado el equivalente a cerca de 3.000 botellas de vinos tintos y blancos.

La bodega se encuentra cerca de una sala donde se llevaron a cabo banquetes, un lugar en el que la élite de Kabri y los huéspedes extranjeros posiblemente consumían carne de cabra y vino”, detalla el director del Departamento de Civilizaciones Marítimas en la Universidad de Haifa, Yasur-Landau. A su juicio, la bodega y la sala del banquete fueron destruidas durante un mismo hecho violento, tal vez un terremoto, que los enterró bajo escombros de ladrillos de barro y yeso.

Los científicos, que presentaron sus hallazgos el pasado viernes en la reunión de las Escuelas Americanas de Investigación Oriental, que se celebra en Baltimore, Maryland, Estados Unidos,  encontraron también dos puertas que conducen fuera de la bodega, una al sur y otra al oeste, lo que les lleva a pensar que conducían a salas de almacenamiento adicionales, algo que no podrán confirmar hasta la próxima excavación en 2015.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *