Tetas de novicia y pelotas de fraile con sabor a Chinchón

Publicado el 02 mayo 2012 Por Juan Vereda

Tetas de novicia y pelotas de fraile, típicos dulces de Chinchón

 

Si uno escucha hablar de Chinchón, lo primero que se le viene a la cabeza es su famoso anís y su conocida Plaza Mayor, catalogada como una de las más bellas del mundo.

Pero cuando uno llega a esta pequeña localidad del sureste de la Comunidad de Madrid –situada a 45 kilómetros de la capital– y pasea por sus calles, enseguida se le viene a la nariz el maravilloso olor que se desprende de los obradores y dulcerías que se encuentran por doquier en el pueblo.

La oferta de repostería es amplia y tiene su origen en los dulces realizados en el Convento de las Madres Clarisas. La harina, los huevos, la leche, la miel, la ralladura de limón y, como no el anís, se entremezclan en la elaboración de distintas variedades de mantecados, pastas y panes dulces.

Pero hay dos dulces que se llevan la palma en Chinchón, por sus originales nombres y por su sabor. Se trata de las tetas de novicia y de las pelotas de fraile, deliciosos dulces con sabor a anís rellenos de crema, chocolate o frambuesa.

Sólo hay un problema, según explicó a Ag un artesano obrador: “al no llevar colorantes ni conservantes, las tetas de novicia y las pelotas de fraile deben ser consumidas antes de dos días”. Lo raro es que no te las comas todas en el mismo día.

Al margen de la repostería, Chichón cuenta con una amplia oferta gastronómica, en la que predomina la cocina castellana, con asados en hornos de leña, guisos con verduras de la comarca y las sopas de ajos, famosos en la localidad.

Y para bajar la comida, es obligatorio un recorrido por sus genuinas calles, donde no hay que perderse la visita a la Plaza Mayor, donde se celebraban ferias de ganado en el siglo XV y posteriormente ha sido utilizada para corridas de toros o como corral de comedias; la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, en cuyo altar mayor se encuentra el lienzo de Francisco de Goya “La Asunción de la Virgen”; o el Castillo de los Condes, construido a finales del siglo XV, que fue expoliado e incendiado durante los tres días de asedio a Chinchón en la Guerra de la Independencia.

Vista de la Plaza Mayor de Chinchón, con el Castillo de los Condes al fondo

 

Si te ha interesado esta noticia, por favor considera dejar un comentario o suscríbete a nuestro RSS feed para recibir todos nuestros artículos en tu lector RSS.

Deje un comentario


3 × = quince



Advertise Here
Actualidad Gastronómica en Google
Advertise Here
  • Las listas de Ag

    Las listas de Ag
  • Contacto

    Contacto
  • Ag en los medios

    ag en los medios
  • quiénes somos

    quiénes somos