El Parador de Lorca. / Foto: Paradores
El Parador de Lorca. / Foto: Paradores

Tras seis años de travesía por el desierto en forma de pérdidas, Paradores de Turismo ha logrado cerrar 2015 con beneficios, en concreto con un resultado neto de cuatro millones de euros y unos ingresos totales de 213 millones. Según la cadena de establecimientos hoteleros públicos, esto ha sido posible gracias a “una estricta política de contención de gastos, la centralización de las compras, la captación del turista internacional y el aumento de la productividad”, conceptos todos ellos que se resumen en “una gestión eficiente de la compañía”.

“Estamos muy satisfechos de la evolución de la compañía, y del buen trabajo realizado por todos los trabajadores, que con gran compromiso desde todas las áreas, financiera, comercial y operativa,  han logrado implantar una serie de medidas de gestión, que nos ha llevado a un gran aumento de la productividad”, ha destacado Angeles Alarcó, presidenta y consejera delegada de Paradores. No es para menos ya que, según reconoce la propia empresa, Paradores estaba “literalmente quebrada en 2011”.

No obstante, las medidas adoptadas han hecho posible, según Paradores, que el resultado final después de impuestos haya pasado de 35,6 millones de pérdidas en 2011 a 4 millones de beneficio en 2015, poniendo fin a una etapa de pérdidas que se ha prolongado durante 6 ejercicios. Asimismo, el resultado bruto de explotación ha crecido en casi 27 millones de euros con respecto a 2011, pasando de 3,3 millones de euros a unos 30,4 millones en 2015, lo que supone un crecimiento de casi el 800%.

La división del producto mediante la creación de los segmentos Naturia, (los de Naturaleza) Esentia (los históricos) y Civia (los de ciudad), junto a la diversificación de la oferta, “además de permitir una mejor comercialización, ha supuesto la comercialización de 1,2 millones de habitaciones más, superando la actividad alcanzada el año anterior en un notable 9,5%”. “Se han alojado un 10% más de clientes,  tanto españoles como de extranjeros. La proporción se sitúa en un 64,6%, y en un 36,4% respectivamente, dejando de ser por tanto,  dependientes exclusivos de las visitas nacionales, como antes”, añade Paradores.

También ha ayudado la depreciación experimentada por el euro frente al dólar y la libra esterlina, que ha beneficiado al conjunto de destinos españoles. En caso de la red de Paradores,  las nacionalidades estadounidense y británica han sido las de mejor evolución en términos absolutos (29% y 13% de aumento, respectivamente), seguidas de clientes chinos (75%) y de Corea del Sur (37%).

NUEVA OFERTA GASTRONÓMICA

La empresa destaca asimismo que el comportamiento de la línea de negocio de Restauración ha sido muy favorable, una vez se replanteó el diseño de la oferta gastronómica con el fin de adaptar la oferta al cambio registrado en los gustos del consumidor, segmentando también  la oferta en función del perfil del cliente en cada uno de los paradores. Está diferenciación de la oferta gastronómica en 3 modelos  (Especia, sentidos consentidos; Marmitia, grandes homenajes; y Tamizia, grandes bocados), ha aportado un 7% más de cubiertos respecto al año anterior (134.793).

“Buena parte de ese incremento se ha localizado en la actividad de los  servicios de menú y carta, actualmente reafianzado con el asesoramiento de Mario Sandoval, lo que está suponiendo una verdadera renovación de la ofertas”, añade.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *