Torrijas caseras con un toque de crema de orujo / Foto: Juan Carlos Morales
Torrijas caseras con un toque de crema de orujo / Foto: Juan Carlos Morales

No sólo de procesiones y devoción vive la Semana Santa. Como toda fiesta que se precie, aunque sea de origen religioso, o precisamente por serlo, la faceta culinaria cumple un papel esencial. En estas fechas, aún a tiempo para la operación bikini y tras 40 días de sacrificio, los católicos practicantes se merecen un premio. Y los que no lo son, pero aman las buena mesa, también.

Por ello, Ag propone una lista de platos típicos de estos días que no hay que perderse, en los que predominan el pescado, las verduras,  las legumbres y, cómo no, estupendos postres caseros.

– Torrijas: es el dulce más típico de estas fiestas y más común a todas las partes de España e, incluso, extendido más allá de nuestras fronteras, por ejemplo, en algunas regiones de Argentina o México. Se dice que hay documentación sobre este plato ya en el siglo XV. Existen múltiples variantes, trucos y derivaciones, pero en todas ellas reina el pan, generalmente duro (casi siempre del día anterior, aunque también existe un pan especial que se vende en panaderías), reblandecido al mojarlo en leche (a veces hervida con cáscaras de limón, naranja y canela) y posteriormente pasado por huevo para luego freírlo en rebanadas que se endulzan con azúcar. Una orgía de calorías que no hay que dejar pasar.

– Potaje de vigilia: aunque se come todo el año, es un plato típico de estas fechas, ya que cumple estrictamente con las órdenes de vigilia que dicta la Iglesia católica gracias a sus ingredientes: garbanzos, bacalao, espinacas, cebolla, ajo y aceite, principalmente. Este plato tiene sus variantes según distintas zonas del país.

– Buñuelos de bacalao: plato típico de Cuaresma, se hace con una masa de bacalao desmenuzado y sin espinas, huevo, harina, agua, bicarbonato, perejil, ajo y cebolla. La masa, en pequeños trozos, se fríe en aceite muy caliente y quedan unos bocaditos deliciosos.

– Porrusalda: se trata de un guiso casero típico del norte de España, principalmente del País Vasco, a base de patata, puerro, cebolla y zanahoria, al que en época de Cuaresma se le suele añadir bacalao o salmón.

– Gazpachuelo: es una sopa originaria de Málaga. Se elabora con caldo de pescado (si se hace con caldo de cocer gambas le da un sabor especial) y mayonesa. Se acompaña con patatas cocidas, fideos o arroz. Austero pero muy rico.

– Moraga: este plato procede de la gastronomía de los musulmanes que habitaron en Andalucía durante varios siglos, y es muy típico de Granada. Es un guiso a base de sardinas, aceite, ajo, perejil y almejas. Se suele servir en cazuelas de barro.

– Monas de Pascua: tradicionales de la zona de Levante, estas tortas con huevo decorativos que se elaboran para celebrar el fin de los sacrificios culinarios de la Cuaresma, han evolucionado con el tiempo y en distintas zonas del país. El culmen de su desarrollo ha dejado de lado la torta tradicional hasta tomar más importancia la decoración, principalmente el huevo, y dar paso a figuritas decorativas de chocolate únicamente. El pueblo valenciano de Alberic es el de mayor tradición en la elaboración de este dulce a base de harina, huevos, azúcar y sal.

– Pestiños: es un postre típico de Andalucía y Extremadura durante la Semana Santa. Se elaboran a base de harina, agua, huevo, aceite y miel, aunque hay quien le da un toque muy particular con un poco de anís o de vino dulce.

– Huesos de San Expedito: más tradicionales de la Semana Santa sevillana que de otros lugares de España, tienen ingredientes similares a las monas de Pascua (harina, yema de huevo y azúcar) pero se fríen y se espolvorean con azúcar como las torrijas. El santo que les da nombre, en realidad no lo es, pues la Iglesia católica no lo reconoce en su Martirilogio romano.

– Toñas: son un postre clásico en la zona de Murcia y Alicante, que tiene su origen en la llegada de los árabes en la Edad Media. Se trata de una especie de mantecado hecho con leche, huevo, harina, azúcar y ralladura de limón o naranja.

Comments

  1. Vamos a ver; la Tonya en Alacant o panquemao en valencia es una masa de pan dulce que no tiene nada que ver con los mantecados (mantegadetes en mi pueblo, Mutxamel a 10 Km de Alacant ciutat). la mona de pasqua consiste en un huevo duro (mona) que se coloca sobre una tonya pequeña alargada de la medida de un pan para bocadillo, o como se quiera llamar porque para nosotros la mona son ya las dos cosas juntas huevo y tonya.

    Infórmate un poco mejor o estamos arreglados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *