Frutas y verduras, base de una alimentación sana y saludable / Juan Carlos Morales
Frutas y verduras, base de una alimentación sana y saludable / Juan Carlos Morales

Las mujeres cuidan más su alimentación que los hombres, según se desprende de un estudio sobre hábitos saludables de las mujeres elaborado por la Comunidad de Madrid.

El estudio desvela la existencia de diferencias por sexos en cuanto al consumo de determinados alimentos. Así, por ejemplo, los hombres comen más carne y embutidos (el 88,5% realiza algún consumo a diario) que las mujeres (82,3%), mientras que éstas toman más verduras (83,7% frente al 77,8% de los hombres) y frutas (78,7% frente a 71,2%).

El consumo de frutas y verduras constituye la base de una alimentación sana y saludable. De hecho, la Organización Mundial de la Salud (OMS) coloca el escaso consumo de frutas y hortalizas en sexto lugar entre los veinte factores de riesgo a los que atribuye la mortalidad humana.

En los últimos años, además, se observa cómo las mujeres tienden hacia una alimentación más sana y saludable en mayor medida que los hombres. Así, desde 2003 ha habido un aumento del consumo de verduras y frutas en las mujeres, mientras que en el resto de alimentos no se aprecia ninguna variación significativa.

Otro de los factores a tener en cuenta a la hora de indagar sobre alimentos saludables es la frecuencia con la que las comidas se realizan en el hogar o fuera del mismo. Según indican todos los expertos, la comida casera tiende a ser más saludable, pero dentro de la jornada laboral existen circunstancias que pueden impedirnos comer en casa.

A este respecto, se observan diferencias significativas en el hábito de comer fuera de casa al mediodía de lunes a viernes, que es más habitual en los hombres (43%) que en las mujeres (26%).

El tipo de establecimiento que frecuentan para ello son los bares y restaurantes principalmente en el caso de los hombres, mientras que las mujeres suelen preferir comida casera dentro del propio centro de trabajo.

Paradójicamente, la opción por establecimientos de comida rápida (hamburgueserías, pizzerías, etc.) es mayor entre las mujeres que entre los hombres, anteponiendo en este caso el hecho de ganar tiempo a la comida saludable.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *