AG propone una lista con las diez mejores escenas gastronómicas del cine. El celuloide ha grabado en nuestra memoria bares que nos hubiera gustado visitar, como el local de Rick en Casablanca; platos de experiencias ‘inolvidables’ –que se lo digan a Meg Ryan-; o alta cocina de subsistencia, como la del chef Chaplin. No están todas las que son, pero sí son todas las que están.

 

1.Charlot (Charles Chaplin) cocina, sirve y come su propia bota en La quimera del oro,  de Charles Chaplin.

2. Luke (Paul Newman) engulle 50 huevos cocidos en una prisión del Sur de Estados Unidos, en La leyenda del indomable, de Stuart Rosenberg

3. Rick Blaine (Humphrey Bogart) espera a Ilsa Lund (Ingrid Bergman) bebiendo en su local mientras pide a Sam (Dooley Wilson) que vuelva a tocarla, en Casablanca, de Michael Curtiz.  “De todos los bares de todas las ciudades del mundo, ella tuvo que entrar en el mío”.

4. El alcalde de Villar del Río (José Isbert)  y Manolo el representante (Manolo Morán) se retan en un ‘duelo de tragos’ en un saloon, en Bienvenido Mr Marshall, de Luis García Berlanga.

5. Corie (Jane Fonda), Paul (Robert Redford) y Ethel (Mildred Natwick) tomando ‘knichis’ en el apartamento de Victor Velasco (Charles Boyer) en Nueva York, en Descalzos por el parque, de Gene Saks.

6. La ‘última cena’ de Viridiana, de Luis Buñuel, con Enedina (Lola Gaos) haciendo una fotografía.

7. Sally (Meg Ryan) finge un orgasmo ante Harry (Billy Cristal) en un restaurante neoyorkino en Cuando Harry encontró a Sally, de Rob Reiner.

8. Indiana Jones (Harrison Ford), Willie Scott (Kate Capshaw) y ‘Tapón’ (Jonathan Ke Quan) ‘disfrutan’ de un banquete de serpientes y bichos varios en India, en Indiana Jones y el templo maldito, de Steven Spielberg.

9. Brandon (John Dall) y Phillip (Farley Granger) sirven la cena en el arcón donde esconden el cadáver de uno de sus amigos, en La soga, de Alfred Hitchcock

10. Blancanieves muerde la manzana en presencia de la bruja,  en Blancanieves y los siete enanitos, de Walt Disney.

Comments

  1. Me falta La Gran Comilona, que es en sí misma una gran escena gastronómica. Ya sabéis el argumento: cuatro hedonistas se reúnen en una mansión con la idea de suicidarse comiendo sin tregua. Genial.

  2. Que buena combinación cine y gastronimía, os recomiendo el festival Internacional de cine gastronómico de la Laguna, una joya para los amantes de ambas artes

  3. Brunch (que poco me gusta este palabro) en cafeteria americana, a la mesa señores de colores y conversaciones animadas sobre Like a Virgin de Madonna. Se puede pedir mas?

  4. ¿Y que me decis de la romantica cena y ultima copa (en este caso ultimo cazito ) de Streep y Redford en medio de la sabana keniata en “Memorias de Africa ? ….¡por la candida adolescencia !

  5. Muy chulo, pero debo decir que no parece justo mezclar las escenas de comidas con lo que es sólo tomar una copa…
    Echo en falta La edad de la inocencia, no porque me guste mucho sino porque está estructurada alrededor de una serie de comidas. U otras, como la cena de Dublineses, o la comida hablando de la IIGM de Lo que queda del día.
    Y, por cierto, para quien no lo conozca el sitio de Cuando Harry encontró a Sally es Katz’s, en Houston St (http://katzsdelicatessen.com/), absolutamente recomendable.

  6. He entrado para reclamar el plato de espaguetis de la dama y el vagabundo pero, como se me ha adelantado vanegirl, diré que echo en falta la cena preparada por melanie griffith en replandor en la oscuridad, sopa de pepino frio que sirvió caliente y unas codornices que se quedaron crudas, un verdadero asco.

  7. Por la parte que me toca y porque la habré visto tropecientas veces RATATOUILLE sin duda es la mejor película para animar a los peques a comer platos deliciosos fuera de la comida chatarra a la que se les acostumbra en muchos restaurantes.
    Por cierto… eso… restaurantes para acudir con peques… ¿estamos en ello?
    Muchos besos para las mamás del equipo 😉 y para los bebés, por supuesto y mucha suerte para todos en este proyecto que huele que alimenta.
    Besos.
    Pilar.

  8. Hay un par de escenas muy tiernas y simpáticas de restaurante en La vida en bella de las que además se pueden extraer grandes lecciones de cómo satisfacer al cliente.

    Hubo otra peli que me encantó sobre las escenas que se vivían entre las mesas de un restaurante durante una noche cualquiera. La vi en la Filmoteca en una semana de Madrid Fusión y recuerdo que era italiana. Me fascinó pero no recuerdo el título. Si con estas pistas que he dado alguien facilitara le estaría muy agradecido.

  9. Buen menú.
    Pero se echa en falta la pastillita de chocolate con menta del Sr. Creosota, justo antes de reventar, en “El sentido de la vida” de los Monthy Phyton.
    Que aproveche.

    PD: creo que Raul Cabrera se refiere a la pelicula “La cena” de E. Scola.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *