Ojos de langosta, cuernos de ciervo, morro de buey, nariz de perro, cola de serpiente, escamas de pez…

No hablamos de los platos del menú de Indiana Jones en el Templo Maldito, sino de cada uno de los rasgos que conforman la fisonomía del Dragón en la mitología china. La gastronomía española ha colgado los farolillos rojos para celebrar la llegada del 4711 en el calendario del lejano oriente.

La firma Saborea España, Las Rozas Village y la Embajada China, celebraron este viernes el Año Nuevo Chino en el restaurante Pedro Larumbe, chef del pabellón español en la reciente Exposición Universal de Shangai, con el objetivo de estrechar lazos culturales y tender puentes hacia esta potencia emergente, en el terreno del turismo y la hostelería.

El embajador Zhu Bangzao recibió, en nombre de su país, un homenaje de la hostelería española a través de productos de alta calidad y denominación de origen tan característicos como el jamón, el aceite o nuestros grandes vinos.

China es una potencia emergente, con un mercado turístico muy prometedor en el que queremos situarnos y tenemos muchas posibilidades porque aunque estamos a muchos kilómetros de distancia, compartimos varios aspectos en el ámbito de la gastronomía”, explicó a Ag Emilio Gallego, secretario de Saborea España.

Saborea España es una plataforma que pretende ampliar el concepto del turismo gastronómico, vinculándolo a la autenticidad del producto y al territorio, potenciando la promoción y la comercialización de los elementos gastronómicos para captar nuevos mercados.

China y España somos dos culturas de gran antigüedad con un desarrollo gastronómico y un gusto por la cocina muy parecido”, añadió Gallego. Y es que, según dijo, si en algo nos parecemos los chinos y los españoles es que “nos gusta disfrutar comiendo y bebiendo”.

En el caso de China, los responsables de esta iniciativa son muy conscientes de que el país cuenta con un sector de población con poder adquisitivo y potencial para acceder a un turismo cualificado y de calidad como el que ofrece la hostelería española. No en vano, las Rozas Village sumó a la celebración de este acto el valor añadido de sus iconos aportados por algunas de sus grandes marcas: Loewe, Becara, Swarovski o Roberto Verino.

La República Popular China se abre al lujo y el buen yantar.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *