Por Eva María Villanueva

 

Pensar en una cava puede traernos a la mente un lugar en penumbras de muros de ladrillo gastado por los siglos y que invita al recogimiento entre cierto olor a humedad. Nada que ver con esta cava rehabilitada, tocada por la luz y el color, que ofrece en el barrio madrileño de los Austrias el Hotel Meninas. La Cava del Meninas despliega un concepto inspirado en las reuniones entre amigos que comparten a precios asequibles, de 25 a 35 euros por persona, mesa y productos españoles muy seleccionados.

Aunque este hotel ‘boutique’ abrió en 2005, la cava se recuperó en la primavera de 2016 después de un esmerado proceso artesanal que impermeabilizó el espacio y cuya reforma ha corrido a cargo del estudio de diseño e interiorismo de Toño de la Cotera. Marcus Carús ha diseñado en cerámica un particular jardín horizontal a base de pequeñas decoraciones horizontales y un mural con formas geométricas que representa al Madrid de los Austrias y que se convierte en la estrella visual de la decoración del lugar.

El concepto de la Cava del Meninas es crear un espacio acogedor donde picotear y compartir productos gourmet españoles seleccionados de forma muy cuidada por toda la geografía española. Así, anchoas de Santoña, jamón de Guijuelo o cecina de León dejan también espacio a platos de otras gastronomías como la italiana representada por el risotto al funghi con virutas de parmesano o la lasaña vegetariana.

Destacan sus alcachofas tiernas en flor confitadas en oliva virgen extra y el rabo de toro a la cordobesa con puré de patatas, aroma y sabor andaluces muy caseros que en este ambiente de diseño recuerdan que lo clásico y lo moderno maridan bien si se dan las condiciones adecuadas. La carta de vinos permite además que los no entendidos nunca se equivoquen gracias a una selección para todos los gustos y bolsillos.

Los postres vuelven a traer aires mediterráneos con el mascarpone con higos de sus helados artesanales y la tarta tatín de manzana con helado elaborado a base de este queso italiano. El delicioso, refinado e internacional vino de Jerez también se encuentra presente en la carta en forma de helado (Jerez con pasas) o la copa de Pedro Ximénez Alvear de la cuidada selección de vinos dulces.

El Meninas abrió sus 37 habitaciones a los visitantes de la capital tras un proceso de rehabilitación que ha permitido conservar los elementos originales de la época de los Austrias del que data este edificio histórico cuyo nombre rinde homenaje a la ciudad y que simboliza algo pequeño y cuidado con mucho mimo.

Con motivo de ARCO, la Feria Internacional de Arte Contemporáneo, el hotel expone durante el mes de marzo dos obras del pintor y escultor Jesús Soler de su colección Meninas Recicladas. Es uno de los diez hoteles del centro de Madrid que dentro de la iniciativa Hoteles con Arte muestran obras de una selección de autores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *