Meritxell Falgueras, con uno de sus vinos.
Meritxell Falgueras, con uno de sus vinos.

Meritxell Falgueras (Barcelona, 1981) es, ante todo, una amante de los buenos vinos. Sumiller y periodista, Falgueras forma parte de la quinta generación de una familia de bodegueros que, según declara orgullosa, regenta “la tienda de vinos más antigua de Barcelona” (Celler de Gelida). Aunque ella hace tiempo que vive en Italia, rodeadas de las vides de la bodega de su marido, estos días está muy presente en nuestro país gracias a su último libro, Los vinos de tu vida (Angle Editorial), que acaba de ser presentado en Madrid.

A diferencia de su primer libro, Presume de vinos en siete días, más centrado en la cata, Los vinos de tu vida trata de orientar al lector para encontrar un vino para cada ocasión, un vino que guste porque sí, más allá de degustaciones y notas de cata, y con el que acertar en distintas ocasiones. “Se trata de que encontrar los vinos que se mariden con nuestra vida”, explica Falgueras, que a preguntas de Actualidad Gastronómica nos propone diez tipos de vino para salir airosos de diez situaciones:

1. Apertivo informal con amigos un sábado por la mañana: “Estaría muy bien un Xarel.lo del Penedés, ya que aporta sensación de frescor, de sábana limpia, es un poco zen y muy bueno para empezar el fin de semana. Tiene mucha acidez, te obliga a sonreir y estimula las papilas gustativas para la comida posterior”.

2. Comida familiar entrañable en casa de los padres: Encajaría muy bien “un vino tinto con cierta crianza o un reserva, de viñas viejas, porque al final esas viñas que han colonizado el suelo te fijan a tus raíces que son tu familia”. “Aquí buscaríamos un vino más complejo y que se vaya abriendo, igual que lo hacen las conversaciones familiares en el transcurso de la comida, hasta que a los postres empezamos a hablar de emociones e intimidades”.

3. Comida con los suegros: “En materia de vinos, como ocurre con la ropa, es bueno tener siempre un buen fondo de armario”, explica Falgueras, que cree que no hay suegro/suegra, por perverso que sea, que no claudique ante un vino elegante como un Mauro, el vino de Mariano García, de la Tierra de Castilla y León. “Los expertos lo adoran, los que no lo son también lo aprecian, tienen una calidad y un precio extraordinarios y son para guardar siempre, por si viene una visita, por si quieres hacer un regalo y no conoces bien a la persona (el caso de los suegros)…”

4. Comida de empresa seria: “Como el vino está en el centro de la mesa, ya es ese oscuro objeto de deseo y puede dar pie a una conversación inicial diplomática que no tenga nada que ver con política, economía etcétera. Por ello pondría un Rioja o un Ribera del Duero, mejor crianza para que sea más ligero, que hará sentir seguro a todo el mundo porque son vinos muy reconocibles y elegantes, y tienen además mucha calidad. También permiten expresar que pones algo que es de calidad sin gastarte un dineral”.

5. Cena de aniversario de una pareja: “Lo importante es poner cava o champagne rosados, espumosos de doble fermentación en botella que dan siempre alegría y un punto sexy y afrodisíaco que puede ir bien para seguir perpetuando el amor”.
meritxell2
6. Cena de primera cita: “Para una primera cita podemos acertar con un vino joven del Priorato que tiene un suficiente grado alcohólico para ayudarte a expresar tus sentimientos y reducir la timidez; es importante que sea un vino muy extrovertido que deje sentir enseguida sus aromas varietales, que sea fácil de entender”.

7. Para hacer el amor: “Para antes insisto en el cava rosado y para después un champagne también rosado, pero podemos cambiar el orden”.

8. Comida en chiringuito playero en pleno verano: “Va bien un vino como un Moscato d’Asti, frizzante, con aromas de fruta fresca y flores; son vinos que dan frescura y se sirven a ocho grados y que van bien con alimentos ligeros.

9. Para ver un Madrid-Barça: “Seguro que quedamos bien con el vino Corazón Loco, de la bodega de Andrés Iniesta, que cae bien a los seguidores de los dos equipos”.

10. Para beber en un vuelo trasoceánico: “Aquí varía según si vamos o volvemos, y tenemos que tener en cuenta que los vinos, cuando los degustas en el aire, resultan algo más tánicos, más ácidos”, explica Falgueras, que prefiere hacer un par de propuestas concretas: “Lo mejor si vas a Australia es catar un syrah, y si vas a California, los Cabernet de allí, pero a la vuelta lo mejor ponerte la mantita y un buen Mencía especiado que te facilite aclimatarte de nuevo”.

Por último, la autora nos ofrece algunas recomendaciones sobre el precio, como evitar por lo general vinos por debajo de los tres euros la botella “porque son producciones que van muy a saco”. No obstante, por seis euros ya se pueden encontra muy buenos vinos: “Muchas veces un vino de seis euros está bueno y uno de 60 no es que sea diez veces mejor, sino que pagamos también exclusividad y una mayor complejidad”.

Para Falgueras, lo más importante en cualquier caso, es seguir la siguiente máxima: “Que nunca os quedéis sin vino para un buen brindis”.

Comments

  1. No me gusta el vino salvo los reservas, ni el champañe/cava.
    Pero la sidra si que es afrodisiaca, chispeante y colocona…
    Prefiero el cereal…
    y respecto a las cervezas, las artesanas son el recopón algunas, aunque la mayoría aun no han sabido distinguirse con un toque/ sabor especial.

    …Esta tira bastante para casa…

    Ah, y la dieta cerealista ademas coloca pqe la fermentación de los cereales en las tripas produce un puntillo de alcohol…por esto somos mas majetes y lo del buen humor…

  2. Por cierto y esto me lo contó un frances:
    en la región de Champagne la tierra es tan pésima para dar nada que metieron vides para hacer vino peleón…luego se les ocurrió lo de la espuma para disimularlo y con MUCHo marketing y como colocaba…pues eso…

  3. Yo para cenas románticas os recomiendo un blanco de Rueda de uva variedad Verdejo. El de Protos está espectacular y os garantizo un final feliz.
    Es genial, alegra al instante sin ser cabezón. Me encanta.

  4. Al que escribe que “no le gustan los vinos, salvo los reservas, ya lo dice todo. Precisamente a alguien que no le gusta el vino, menos debería gustarle un reserva, por su sabor más intenso y “viejo”, orientado a paladares desarrollados. Ahí se denota que se busca más lo “aspiracional” que otra cosa.. Recuerdo a un familiar que iba de “Pijo”, que le ponía un gran Reserva “patatero” (de 6 €), y un vino de Crianza de buena calidad (Ramón Bilbao ED o similar) y “alucinaba” con el gran Reserva y ni le prestaba atención al otro (cuando era de mayor calidad). Cosas del aspecto subjetivo de la “etiqueta”…

  5. Yo creo que eso son modas: hace años siempre quedabas mejor con un reserva o un gran reserva, era lo que se llevaba. Se decía que el vino, cuanto más viejo, mejor. Ahora es casi al contrario. Se imponen los crianzas, los semicrianzas (o robles) y los jóvenes, sin barrica. Es lo que se lleva. Igual que las gafas de pasta o los pantalones pitillo.

  6. pues ami me gusta paladear todos los vinos y beber los crianzas en roble francés viejo…JAJAJAJAJO…y si son riberas del Duero, Peñafiel pa bajo mejor…también me encantan los Penedes.

  7. Vino de mesa, auténtico, a un euro cincuenta el litro. Perfecto para hacer una buena sangría y luego a la trinchera. Por cierto, me parece a mí que a la que sale en las fotos no debe de interesarle mucho las positivas noticias que hemos recibido hoy en relación con los desahucios y la primera expropiación temporal que ha realizado el gobierno andaluz a un fondo de capital privado para que una familia pueda seguir viviendo bajo techo. Claro, es que los clientes de esta señora son quienes son… Salud!

  8. Totalmente de acuerdo con el Sr. Busso, el señor Chifus se las a querido dar de entendido y ha dado un planchazo (el comentario sobre el champagne es de una ignorancia total), en cuanto a lo de el mejor vino… Pues es totalmente circunstancial, el entorno, la compañía, la ocasión… el mejor vino es el que mas te haya gustado a ti y probablemente en aquella ocasión de la que tan grato recuerdo guardas el vino fue un elemento mas que contribuyo a ese buen recuerdo, cada región vinicola tiene sus perlas y sus vinuchos, a partir de 4€ se pueden encontrar vinos mas que decentes, mi consejo es probar y probar y no quedarse estancado en la frase de “los mejores vinos son los de…”

  9. Busso y fulanito:
    Lo de pijerio y tal, eres Tu quien lo ve asi, ¿has querido hacer psicologia y demagogia barata?….Yo solo he dado mi opinión …y vosotros la habeis retorcido…sois vostros los “listillos”…”al que le pica ajos come”.

    Si los reservas son los únicos que me gustan pues es asi y punto, los demas no me gustan…¿no deberia gustarme el sabor mas intenso y viejo d los reservas pqe no me gustan los demás vinos?…?

    He probado mucho vino francés, durante años y salvo uno biodinámico los demas no me gustaron, aunque no eran reservas…a ver si sigues picando el anzuelo y le das a tu rollo de censor amargado y resentido…jajjajaj….

    Oig!, “ignorancia total”…si Tú lo dices será “cierto” pero clarom, el pijo del planchazo soy Yo…jajjaja….

    hala, hasta otra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.