Archivo | Beber

Tags: , , ,

Éxito tridimensional de ‘Cointreau’ en el Supremo

Publicado el 02 Marzo 2016 Por Enrique Lage

Botella de Cointreau. / Foto: Cointreau

Botella de Cointreau. / Foto: Cointreau

La Sala I del alto tribunal ha condenado a una destilería catalana por vulnerar la marca 3D del conocido lícor, es decir, la que integra su “botella desnuda”, “de base cuadrangular de bordes achaflanados”, que al igual que su nombre o su grafismo cuenta con protección legal porque está registrada. En defensa de esa marca tridimensional, el Supremo ha dado la razón a Cointreau y ha ordenado que Destilerías La Vallesana retire del mercado y destruya las botellas de su licor de naranja “Orange Sec”, al estimar que su envase supone un “aprovechamiento indebido” de la notoriedad de la marca 3D del popular lícor de naranja francés, es decir, la integrada por la botella desnuda y sin etiquetas, registrada en España desde 1990 como marca internacional de bebidas alcohólicas.

Cointreau ha ganado el pleito a las tres sociedades relacionadas con el “Orange Sec”, envasado en una botella similar: Vidrierías Masip, fabricante del envase; Destilerías La Vallesana, envasador; y Licores Deva, comercializador. La condena, dictada en 2014 por la Audiencia de Barcelona y ahora ratificada por el Supremo, implica retirar del mercado los envases que infringen la marca tridimensional, así como los catálogos y demás elementos publicitarios en los que aquéllos aparezcan, y destruir los envases en cuestión que estuvieran en stock y los retirados del tráfico.

El Supremo argumenta que “aunque una ‘botella desnuda’ puede tener por sí misma poca o muy escasa distintividad, ello no implica necesariamente que deba quedar fuera del ámbito de protección del derecho de marcas, puesto que una segunda manera de gozar de carácter distintivo es adquirir dicha aptitud diferenciadora por el uso que del signo se hace en el mercado, a través de la institución de la distintividad sobrevenida (secondary meaning), de tal manera que se pueden registrar signos que no ‘sirven’ para distinguir pero que, de hecho, ‘distinguen'”.

La sentencia concluye que la botella en cuestión tiene distintividad suficiente para identificar el licor de naranja comercializado bajo la marca ‘Cointreau’. “Si bien la botella pudiera no tener un carácter distintivo originario, lo ha adquirido posteriormente por el uso, percibido por los consumidores”, hasta el punto que la Audiencia de Barcelona afirma que ‘el consumidor medio percibe el envase, desde un primer momento, más allá de su función de continente, como indicación del origen comercial del producto’.

Se trata, recuerda el Supremo, de una manera habitual de acceder al registro para marcas tridimensionales “que, pese a no manifestar diferencias significativas con las formas de presentar el producto habituales en el mercado, han tenido suficiente éxito entre los consumidores como para llegar a transmitir el mensaje de su procedencia empresarial”.

Como apoyo de su demanda, Cointreau presentó un estudio realizado en 2006 por la empresa Sintra donde el 66 por ciento de los encuestados, al exhibírseles una botella desnuda de Cointreau, y ser preguntados sobre a qué marca la asociaría, contestaron que a Cointreau.

Comentarios (0)

La Guita, pionera en el picoteo casero

Publicado el 13 Febrero 2016 Por Juan Vereda

Botella de manzanilla La Guita con kit de picoteo

Botella de manzanilla La Guita con kit de picoteo

La Guita, manzanilla líder del mercado nacional, se ha consolidado en España, y especialmente en Andalucía, en el picoteo casero, desde que en 2013 lanzara su campaña Viva el Picoteo.

El picoteo es un momento de consumo informal muy habitual en los hogares españoles, en el que de forma improvisada se pica a base de diferentes productos como chacinas, jamón, quesos, conservas y encurtidos, como aperitivo o, en muchos casos, en sustitución de una cena o una comida. Una situación de consumo en el que La Guita se muestra como un vino inmejorable para acompañar la gastronomía que le rodea.

Prueba de este éxito, la bodega sanluqueña ha lanzado una acción de co-branding con marcas líderes de alimentación en nuestro país, con cuyos productos se han elaborado más de 4.000 kits de Picoteo compuestos de alimentos típicos de nuestra gastronomía: jamón, quesos, aceitunas, embutidos o conservas, que junto a dos botellas de La Guita, llegan a hogares de toda España.

En la edición del presente año, colaboran marcas como Navidul, President, Ortiz, Fragata, Obando, Bajamar, Carretilla y La Carloteña. Marcas líderes que junto a La Guita componen un Kit de Picoteo con productos de gran calidad, perfectos para crear un ambiente y gastronomía idóneos para disfrutar del picoteo.

En su apuesta por llegar a nuevos consumidores y a un público cada vez más joven, La Guita sorteará cada mes 100 Kits de Picoteo en su página de Facebook: www.facebook.com/manzanillalaguita, que suma ya más de 50.000 seguidores.

 

Comentarios (0)

El Príncipe Alberto de Mónaco se pone a catar whisky

Publicado el 06 Diciembre 2015 Por León Prieto

El Príncipe Alberto, en una cata de whisky escocés. / Foto: Glenmorangie

El Príncipe Alberto, en una cata de whisky escocés. / Foto: Glenmorangie

Nadie duda de que gobernar debe ser tarea ardua y, a veces, incluso algo tediosa. Por eso en ocasiones los próceres de la patria, utilizando sin duda habilidades innatas, buscan solaz en otras tareas si no menos importantes, sí más reconfortantes para el cuerpo y el alma. Es el caso del Príncipe Alberto de Mónaco que, lejos de dedicar su seguro escasísimo tiempo libre a cazar elefantes, como hacen unos, o a inspeccionar lo bajos fondos del Mar Negro a bordo de batiscafo, como hacen otros, ha apostado por una actividad mucho menos peligrosa y, sin duda, placentera: catar estupendos whiskys de malta escoceses.

Lo anunciaba esta semana con sumo placer el prestigioso fabricante de whisky escocés Glenmorangie: Su Alteza Serenísima, “reconocido experto en whisky de malta”, ha decidido colaborar por primera vez con una destilería para seleccionar un whisky de malta que portará su nombre. La buena noticia es doble, ya que “la excepcional barrica de whisky embotellada en su honor servirá para apoyar la conservación del medio ambiente, una causa por la que tanto el Príncipe como Glenmorangie y la Casa de Escocia muestran su firme compromiso”.

Para lograr tan noble fin el pasado mes de junio Su Alteza Serenísima visitó la Destilería Glenmorangie en las Highlands escocesas para explorar los secretos que esconde la creación del whisky más complejo del mundo. A orillas de Dornoch Firth,  tras un trabajo seguro que concienzudo, el Príncipe  seleccionó una barrica con el asesoramiento de Bill Lumsdem, Director de Destilación y Creación del Whisky Glenmorangie. El Soberano seleccionó un “espléndido whisky de color dorado pálido que madurado durante 12 años en una barrica de Bourbon”. “Reflejando los regalos de la naturaleza en sus notas de brezo, miel, plátanos, melocotones y lima, el embotellado personifica la pasión del Príncipe y Glenmorangie por los Single Malts y el mundo natural”, dijo Lumsdem.

Adornado con el escudo de armas de la Casa del Príncipe de Grimaldi, sólo se han creado 180 botellas. Las dos primeras ya se han subastado en una gala de la Monte Carlo Whisky Society para recaudar dinero para la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco y para la Marine Conservation Society (MCS), con la que Glenmorangie colabora desde hace años. El resto de botellas se destinará a apoyar las futuras misiones de la fundación del Príncipe.

Por su parte, Su Alteza Serenísima ha comentado: “tengo una conexión profunda con Escocia a través de mi tatarabuela y en mi visita a la destilería Glenmorangie, me encantó seleccionar una barrica para ser embotellada en apoyo a la Fundación Príncipe Alberto II de Mónaco, que promueve el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente. Estoy encantado de que Glenmorangie comparta este mismo cometido”.

 

 

 

Comentarios (2)

Tags: , , ,

“Con el piquillo, el 90% es suerte y el 10% casualidad”

Publicado el 30 Octubre 2015 Por Enrique Lage

Cadena de montaje del piquillo / Fotos: E. Lage.

Lo llaman “oro rojo” aunque tenga hermanos verdes y entreverados no aceptados en el club de la Denominación de Origen del Pimiento de Piquillo de Lodosa, pero apreciados igual por quienes tienen la suerte de probarlos. Se cultivan en ocho municipios del suroeste de Navarra, en vegas fértiles junto al río Ebro, y se recolectan a mano durante dos meses, desde fines de septiembre hasta el primer hielo, hacia diciembre. Son asados en las conserveras mediante llama directa, pelados exhaustivamente y descorazonados a mano, y seleccionados por operarias expertas, que lo envasan en tarros de cristal o latas en seco (el líquido que aparece en el envase es únicamente el jugo que suelta el propio pimiento). Finalmente se esterilizan en un tratamiento térmico de 40 minutos ideado para conservar sus propiedades, carnosidad y peculiar sabor dulzón.

 Jesús Aguirre (de pie, en primer término), presidente de la Denominación de Aguirre, de pie en primer término, mirando sus "pimientos de bandera".Jesús Aguirre (de pie, en primer término), presidente de la Denominación de Aguirre, mirando sus “pimientos de bandera”.

Haciendo gala de un sano escepticismo sobre la existencia de reglas fijas que garanticen el éxito de este cultivo, el presidente de la Denominación de Origen del Pimiento del Piquillo de Lodosa, Jesús Aguirre, sólo tiene claro que hay que aprender a convivir con la incertidumbre: “Con el piquillo, el 90% es suerte y el 10% casualidad”. “Llevo siete años cultivándolos y cada vez sé menos. Lo que sí sabemos es lo que no se tiene qué hacer”. Los pimientos necesitan calor, pero no más de 30 grados, porque mayores temperaturas incrementan las malformaciones y pueden aportar quizá un exceso de picor en el sabor.  Aguirre prueba una decena de pimientos crudos al día durante la época de recolección para comprobar que están en su punto de dulzor. “Pese al calor de este verano, este año ha salido un pimiento de bandera”.

Rellenando cajas de pimientos.Rellenando cajas de pimientos.

Las plantas se llevan al campo desde los semilleros en marzo, se riegan por goteo, y hacia septiembre empieza la recolección a mano. Una persona experta puede recoger 350 kilos en una jornada diaria de 8 horas. Cada hectárea puede dar hasta 15.000 kilos de pimientos, y en esta campaña la superficie cultivada ha sido de 141 hectáreas en todo el territorio de la denominación de origen, que engloba los municipios de Andosilla, Azagra, Cárcar, Lerín, Lodosa, Mendavia, San Adrián y Sartaguda. Ello permitió en 2014 que las marcas de la Denominación elaborarán 1.500 toneladas del producto certificado.

Pimientos, en primer planoPimientos, en primer plano

El pimiento estándar para el envasado tiene que medir “como un paquete de tabaco”, según la definición de Aguirre, o sea entre ocho y diez centímetros. Tiene dos o tres caras, y el nombre de piquillo no lo da ninguna región con ese nombre sino la forma en la que termina la planta: un pequeño pico ligeramente curvo.

Los pimientos se asan a llama directa.Los pimientos se asan a llama directa.

Los agricultores lo trasladan a las distintas conserveras de la Denominación de Origen, para su asado, pelado, envasado, y esterilización o autoclavado, llamado así porque la máquina donde se realiza este proceso de tratamiento térmico se denomina autoclave. El mimo acompaña todo la producción, intentando mantener al máximo la labor artesanal frente a la reservada a la maquinaria.

Los pimientos son asados primero mediante llama directa, lo que permite el ampollado del pimiento y la fácil retirada de su piel. El pelado exhaustivo de cada pieza,  sacando el corazón y las semillas, se realiza a mano por trabajadoras expertas, que a continuación preparan el pimiento y lo seleccionan y envasan por tamaños para sus categorías extra y primera. El producto protegido sólo es el pimiento rojo y entero, por lo que cuando se rompen o tienen defectos son cortados en tiras que a su vez se comercializan aunque no acogidas a la Denominación. Detalle que no resta un ápice a su sabor, tan delicado como el de los frutos enteros.

Las posibilidades del pimiento de piquillo de Lodosa en la cocina son todas. Desde tomarlos recién salidos del envase con aceite y ajo a rellenarlos con toda la gama de pescados, carnes, huevos o verduras, o servirlos de acompañamiento de tortillas o chuletones al estilo típico de muchas mesas del norte de España.

Los pimientos ya envasados. Final de la producción. Listos para ser degustados.

Los pimientos ya envasados. Final de la producción. Listos para ser degustados.

Las fotos de la producción han sido realizadas por Juan Carlos Morales en conservas “Pedro Luis”, de Lodosa. Visita organizada por Reyno Gourmet, marca del Gobierno navarro que ampara productos agroalimentarios con certificación de calidad de la comunidad foral.

Comentarios (0)

Tags: , ,

Los diez mandamientos del pacharán navarro

Publicado el 23 Octubre 2015 Por Enrique Lage

Foto: Juan Carlos Morales

Fotos: Juan Carlos Morales

Es la bebida espirituosa más popular de la comunidad foral, único territorio donde está amparada por una Indicación Geográfica Protegida (IGP) que vela por la excelencia de la producción y deja en evidencia los falsos y adulterados pacharanes que dieron lugar en el pasado a una ‘leyenda negra’ que asociaba, de forma totalmente gratuita, el nombre del genuino digestivo a fiestas casposas y resacones insuperables . Con la ayuda de las enseñanzas de Adrián Subia, presidente del Consejo Regulador del Pacharán Navarro, un pozo de sabiduría sobre la endrina y la elaboración del pacharán, sugerimos este decálogo para identificar el producto auténtico, refinado y fuente de placer, y diferenciarlo de las falsificaciones sin garantías que dan gato (lícor de endrinas) por liebre (pacharán navarro).

Endrinos con el Palacio de la Condesa de la Vega del Pozo, al fondo, en Dicastillo.

Endrinos con el Palacio de la Condesa de la Vega del Pozo, al fondo, en Dicastillo.

1.- Usar endrinas o arañones autóctonos. Desde 1987 Navarra es la única comunidad autónoma que además de sus endrinas silvestres cultiva endrinos para la producción del fruto base del pacharán. Lo llamaron la ‘domesticación’ de la endrina, y permite obtener producciones de entre 8.000 y 14.000 kilos anuales por hectárea. La endrina tiene el tamaño aproximado de una avellana, es de color negro azulado, y su textura es similar a la de la uva pero más áspera, de sabor astringente, ligeramente amargo.

2.- El destilado o aguardiente de anís donde se maceran las endrinas debe tener una graduación alcohólica ideal de 32 grados. Si empleamos uno de menos grados (es fácil encontrarlos de 24) nos saldrá algo mejor de precio, pero obtendremos un pacharán defectuoso y sin su graduación ideal de ente 25 y 30 grados.  Es decir, lo barato, una vez más, nos saldrá caro. Y en vez de conseguir un licor de calidad, placentero al paladar y con propiedades digestivas, es muy posible que nos provoque dolor de estómago y de cabeza.

3.- A cada litro de anisado le corresponderá una quinta parte de endrinas, que se introducirán tras un remojado en agua. La maceración se prolongará unos tres meses, y consistirá básicamente en remover ligeramente el licor de forma periódica. En las bodegas amparadas por la IGP, se realiza en grandes barricas de acero  inoxidable en posición vertical que hacen de forma programada los giros necesarios para el correcto trasvase de sabores, olores y colores entre los ingredientes.

Cada litro de anisado debe llevar unos 200 gramos de endrinas.

Cada litro de anisado debe llevar unos 200 gramos de endrinas.

4.- Una vez terminado el proceso de maceración, deben retirarse las endrinas. El Consejo Regulador del Pacharán Navarro prohíbe su comercialización con los frutos en el envase. Y no es un capricho. A partir del tercer mes las endrinas no aportan ya nada a la bebida, y sólo pueden resultar un peligro porque el hueso de la endrina, cada vez más expuesto, tiene un sabor de almendra amarga que perjudicaría el correcto aroma del licor resultante.

5.- Debe consumirse preferentemente joven, lo ideal es bebérselo a lo largo del año posterior a su elaboración. El paso del tiempo oxida el producto, no mejora su sabor y propiedades y va agostando su típico color rojo brillante.

6.- El presidente del Consejo Regulador del Pacharán Navarro defiende que tiene que degustarse fresco. Directamente del frigorifico o con hielos pero cambiando éstos en cada consumición para evitar que acaben aguando la bebida. ¿El recipiente ideal? Para tomarlo solo puede ser una copa y también un vaso de chupito helado, a lo que se añaden los diferentes envases usados en coctelería cuando el pacharán se incorpora a un combinado.

7.- No tiene sentido ni aporta nada beberlo de un trago. Ni por Odín ni en nombre de cualquier otro de los reyes mitológicos mencionados en celebraciones para dar más empaque a los brindis. Porque más que beberse, debe degustarse, y para ello lo más recomendable es hacerlo a pequeños sorbos o tragos cortos e ir paladeando y apreciando la aportación frutal de las endrinas en igualdad de condiciones con el anís. Una presencia excesiva del alcohol en el sabor es síntoma de un mal pacharán.

Cocktail de pacharán con hierbabuena, ginebra, pimienta y fruta de la pasión del coctelero argentino Diego Cabrera.

Cocktail de pacharán con hierbabuena, ginebra, pimienta y fruta de la pasión del coctelero argentino Diego Cabrera.

8.- De acuerdo con los tiempos, las bodegas suelen tener ediciones limitadas o versiones ‘premium’ que elaboran con sus mejores endrinas. La irrupción del pacharán en la coctelería responde a la tendencia de usar y resaltar los productos autóctonos en este tipo de elaboraciones. Como ejemplo de un verdadero y suculento cóctel de aperitivo basado en el pacharán, mencionamos el siguiente, salido de la imaginación del especialista argentino Diego Cabrera: hierbabuena, azúcar, 1 centilitro de zumo de limón, 2 de fruta de la pasión, otros 2 de ginebra, 6 de pacharán navarro, y un poco de pimienta. Una delicia decorada con naranja deshidratada, una hoja de hierbabuena y tres endrinas, y perfumada con pacharán en spray.

9.-  Es importante que el consumidor sepa que el lícor de endrinas que algunos bares venden como pacharán auténtico no pocas veces es falso, o incluso mezclado, y se ha obtenido con materias primas inadecuadas y sin garantías. Es garrafón, y a él y no al producto verdadero debemos atribuir indeseados dolores de cabeza, como tampoco tienen culpa la ginebra o el whisky de las resacas cuando no son ni ginebra ni whisky sino garrafón. La bodegas acogidas a la Indicación Geográfica del Pacharán Navarro así lo indican en las botellas con el preceptivo sello.

10.- ¡Disfruta del pacharán y si no te convencen no hagas ni caso de nuestras sugerencias¡ Ése es nuestro décimo, y más escueto, mandamiento.

El Palacio de la Condena de la Vega del Pozo.

El Palacio de la Condena de la Vega del Pozo.

Dónde recolectar endrinas y hacer tu propio pacharán

Coger con tus propias manos la endrina del arbusto y elaborar por ti mismo una botella de pacharán navarro es posible en la finca de bodegas Palacio de la Vega, en el municipio de Dicastillo, durante las visitas guiadas de hora y media que organiza todos los días a mediodía al precio de 5 euros. Suponen una inmersión en un paisaje espectacular y mezclado de endrinos, castaños, cedros libaneses, arquitectura y rastros de la historia de Navarra y del pacharán. Tras la recolección de varias cestas de endrinas, se realiza una cata de pacharanes Zoco y Berezko y se reciben las instrucciones para confeccionar pacharán en una botella que te llevarás a tu casa y podrás empezar a degustar hacia Navidades. La finca está presidida por un enorme palacio de finales del siglo XIX, que está siendo acondicionado para celebraciones de bodas, y tiene rincones sorprendentes como el único mausoleo esculpido por Mariano Benlliure dedicado a un perro, llamado Merlín, que era la mascota de la dueña del terreno, María Diega Desmaissiéres y Sevillano, condesa de la Vega de la Pozo entre otros títulos nobiliarios más o menos largos. Durante el recorrido se menciona la historia del pacharán, que los guías remontan al menos al año 1441, al estar documentado que la reina Blanca de Navarra llevaba en su equipaje aguardiente de endrinas para el dolor de estómago durante su estancia en aquel año en el monasterio segoviano de Santa María Real de Nieva.

El presidente de la IGP, Adrián Subia, ante el mausoleo del perrito Merlin.

El presidente de la IGP, Adrián Subia, ante el mausoleo del perrito Merlin.

 

 

Comentarios (1)

Tags: , ,

Vino y cultura fusionan Pamplona y Berlín

Publicado el 19 Octubre 2015 Por Juan Vereda

Vino y Arte en una Pamplona con aroma berlinés / Foto: Juan C. Morales

Vino y Arte en una Pamplona con aroma berlinés / Foto: Juan C. Morales

El vino trasladó a más de mil pamplonicas el pasado fin de semana a la ciudad cosmopolita de Berlín. Un viaje sensorial organizado por la Denominación de Origen Navarra que ha logrado, por octavo año consecutivo, fusionar vino y cultura y, lo que es más importante, acercar a los jóvenes a un consumo responsable como una forma de ocio sana y saludable.

Por 15 euros (las entradas agotadas con bastante tiempo de antelación), estos jóvenes degustaron en la Ciudadela hasta cuatro vinos navarros (blancos, rosados y tintos) y cuatro pintxos, elaborados con productos gourmet y con la calidad garantizada que atesora la marca Reyno Gourmet.

En tres plantas con ambientes diferentes, los asistentes pudieron beber buenos caldos mientras disfrutaban de música electrónica en directo, actuaciones carabetescas en vivo, danza experimental, exposiciones de pintura o fotografía.

Música electro-techno en la Noche del Vino / Juan C. Morales

Música electro-techno en la Noche del Vino / Juan C. Morales

Una programación artística muy variada y original que recreaba el Berlín más vanguardista, en el que los jóvenes se mezclan por sus rincones interactuando con los artistas. La única diferencia: aquí se cambia la copa de vino por la pinta de cerveza.

 

En el ‘debe’ de la VIII edición de la Noche del Vino (siempre debe haber aspectos que mejorar para próximas ediciones), la escasez de botellas de algunas bodegas (agotadas bastantes mucho antes de la hora de cierre, muy temprano, por cierto) y el pan de los pintxos, que desmerecía los productos de Reyno Gourmet. Lo mejor, el acercamiento de la cultura y del consumo responsable del vino a los más jóvenes.

El cabaret berlinés despertó más de una sonrisa a los asistentes

El cabaret berlinés despertó más de una sonrisa a los asistentes

Más de 40 bodegas estuvieron presentes con sus vinos en la Ciudadela

Más de 40 bodegas estuvieron presentes con sus vinos en la Ciudadela

Más de mil pamplonicas disfrutaron de la Noche del Vino / Juan C. Morales

Más de mil pamplonicas disfrutaron de la Noche del Vino / Juan C. Morales

Comentarios (0)

Tags: , ,

Las diez mejores cañas de Madrid

Publicado el 09 Octubre 2015 Por AG

El doble de Fide / Foto: Enrique Lage

El doble de Fide / Foto: Enrique Lage

Por Enrique Lage

Como homenaje a todos los bares (“local en el que se despachan bebidas que suelen tomarse de pie, ante el mostrador”, según la RAE) Actualidad Gastronómica lanza esta lista de las diez barras de Madrid donde se tira la mejor cerveza de grifo. En España, beber cañas es un deporte nacional con millares de federados, como el ajedrez en Rusia, el béisbol en Cuba o el sumo en Japón, pero específicamente en Madrid, el vaso rebosante de zumo de cebada alcanza las cotas de alimento de primera necesidad, como el pan, la leche o el bocata de calamares.

La caña de barril (‘draught beer’ en ingles, ‘birra alla espina’ en italiano, ‘biere a la pression’ en francés, o schop en Brasil y otros países americanos, aunque sólo son aproximaciones al genuino producto hispánico) no es propiamente una cerveza, sino el arte de tirarla, según definen los veteranos consumidores. Porque la caña de cerveza no se sirve, se tira. Buen producto a la temperatura exacta, culminada con dos centímetros de cremosa y compacta espuma. Sin fisuras ni pompas. Refrigerada de modo constante mediante serpentín o artilugio similar y tirada al estilo tradicional y en los vasos o copas adecuados, que no deben usarse para otros líquidos con el fin de no provocar distorsiones en los vidrios, que son tan susceptibles como puede serlo una suegra. La firma  infalsificable de la mejor caña es la marca escalonada que la espuma deja en el interior del vaso a cada trago.

Nuestra lista se basa en nuestro paladar y nuestra amplia experiencia tabernaria, y es seguro que será discutida por cada aficionado. Pero creemos que la caña de cerveza de los diez establecimientos que hemos elegido no le dejarán indiferente.

En cuanto al tamaño perfecto del envase que debe acoger la cerveza de barril, hay un debate abierto entre el vaso de caña y el de caña doble. Nos decantamos por este último como el más apropiado para degustar adecuadamente el producto. El vaso de caña, defendido históricamente con el argumento de que es preferible “para que la cerveza no se caliente”, no es suficiente para un auténtico y sediento aficionado, ya que, sencillamente, creemos que se queda corto.

Y ahí van nuestros diez bares.

1.- CERVECERÍA FIDE. Calle Ponzano, 8. Este templo sagrado de la caña está situado al inicio de una vía mítica para el buen cervecero, que alberga más tabernas que muchas ciudades nórdicas enteras. La cerveza se sirve en vasos de fino vidrio, reposada en varios tiempos, por camareros expertos que llevan décadas tratando con mimo exquisito el producto. Hay que probarla una vez que la espuma ha asentado completamente. Cada trago es una delicia, sin que la corona de cremosa espuma se llegue a deshacer del todo en ningún momento. Se recomienda acompañarla de un canapé de anchoa, especialidad de la casa, servida sobre una estrecha rebanada de pan tostado. Ofrece además raciones de marisco fresco y el contenido de una amplia variedad de latas de conserva. Si lo pilla lleno, tiene abierta una sucursal con el original nombre de ‘Fide 2’ a apenas doscientos metros, en la misma calle Ponzano esquina con Bretón de los Herreros.

2.- CERVECERIA LA FABRICA. Calle Jesús, 2. En la esquina con la calle Lope de Vega, es una magnífica taberna que destaca por su amor a la cerveza de grifo, que se sirve según los cánones tradicionales de la caña madrileña. Nada menos. A espaldas del Congreso de los Diputados y del hotel Palace, se ubica en otra de las rutas imprescindibles para el cervecero exigente. Tapas abundantes con cada consumición, entre las que destaca la banderilla con patatas fritas, el más sencillo y apreciado acompañamiento de una buena caña.

3.- CERVECERÍA ALONSO. Calle Gabriel Lobo, 18. Más de medio siglo lleva abierta esta taberna situada en la frontera entre el popular barrio de Prosperidad y el acomodado de El Viso. Detrás de la barra, Julio –recientemente jubilado– dió durante lustros clases magistrales de cómo tirar cañas y dobles, para disfrute de una amplia parroquia de incondicionales amantes de la cerveza de grifo. Hoy ha sido relevado por un equipo comandado por Jose, durante años ‘segundo’ del jefe, que procura no separarse de la línea trazada por el maestro. Imprescindible probar sus magníficos callos, servidos en ración o media ración. Por cierto, Julio tomó durante años la caña del domingo, día de cierre del Alonso, en el Fide, el bar que encabeza esta lista.

4.- CASA EMILIO. Calle López de Hoyos, 90. Las mejores cañas de La Prospe. También más de 50 años refrescando las gargantas de los residentes en este barrio con una cerveza magníficamente tirada por Emilio y sus hermanos. Dispone también de vermú de grifo. Tiene colgadas en las paredes fotos de gente importante: el mítico base de Estudiantes Nacho Azofra, fotografiado detrás de la barra vestido con un mandil y tirando cervezas; o el poeta donostiarra Gabriel Celaya, el parroquiano más ilustre del bar, que podría haber escrito sobre Casa Emilio: “poesía necesaria como la caña de cada día”. ¿Para acompañar los tragos? Una anchoa de textura de seda sobre pan tierno, o un taco de bonito con pimiento.

5.- CERVECERIA CERVANTES. Plaza de Jesús, 7. En la ruta de la mencionada La Fábrica, otro bar que no defrauda al militante cervecero. Con vistas desde la puerta a la plaza de Neptuno, tira cañas y dobles con pulcritud a una multitud de abonados del barrio y turistas que suelen abarrotar el local. Para comer sirve ruedas de tapas variadas entre las que destacamos la de gambas con ali-oli, especial para manchar barbas.

6.- EL BARRIL DE GOYA. Calle Goya, 86. Al lado del Palacio de los Deportes, y en nuestra opinión, el mejor de la cadena de ‘barriles’ asociados al prolífico grupo Oter (dueño o co-dueño de una veintena de magníficos bares y restaurantes madrileños). Lo dirige un excelso cortador de jamón, amamantado en el oficio con un cuchillo en la mano y mondando patas curadas de cerdo. El único de nuestra lista que sirve la caña habitualmente en copa, pero sin apartarse de las reglas del buen tirador de cervezas de grifo. Tapas extraordinarias de tacos de jamón, boquerones en vinagre con patatas fritas o caballa sobre pan untado con tomate. Marisco superior y a precio acorde, es decir, muy alto.

7.- EL CANGREJERO. Calle Amaniel, 25. El bar estrella para degustar cañas en la tercera de las rutas imprescindibles para el cervecero residente o visitante, en un cogollo de calles situadas entre Plaza de España, Glorieta de San Bernardo y Malasaña. Su camarero no destaca por su simpatía, pero todo lo que no tiene de alegre lo vuelca en concentrarse en tirar de modo excepcional vasos y vasos de cerveza de grifo. Su serpentín, el sistema que refrigera su excelente materia primera, tiene fama de ser de los mejores de la capital. Pueden degustarse todo tipo de conservas para acompañar los tragos.

8.- CERVECERÍA EL DOBLE. Calle José Abascal, 16, esquina Ponzano. En la ruta de Ponzano, local abarrotado de fotografías de famosos y menos famosos visitantes atraídos por sus magníficas cañas y, por supuesto y como su nombre indica, dobles. Lleno a casi todas horas, el objetivo de llegar a la barra es complicado pero merece la pena. Se pueden usar los codos. Casi 30 años tirando cerveza según marcan los cánones. Otro de los clásicos de la tapa de banderilla y patatas fritas, además de gran variedad de mariscos, jamón, queso o lomo. Cuenta con una sucursal hermana en Ponzano 58.

9.- TABERNA DEL LIMÓN. Calle Limón, 22. Cercano a El Cangrejero, tiene merecida fama de ser el que mejor tira la cerveza en una pequeña calle con numerosos bares agradables para tomar el aperitivo y tapear. La caña se tira en el vaso tradicional, pero el doble, nuestra personal apuesta, en una copa grande, que resulta un envase perfecto. Para pasar sus bien tiradas cervezas, ofrece quesos y otros productos tradicionales.

10.- CERVECERIA SANTA BARBARA. Calle Goya, 70. En esta cadena de cervecerías del mismo nombre, quizá la más popular y de mayor solera de Madrid, nos decantamos por la de la calle Goya, hasta hace unos años conocida como La Cruz Blanca. Tiene enmarcado y colgado en una de sus paredes un texto con las reglas de guía para que un buen aficionado pueda saber por sí mismo si está en presencia de una auténtica cerveza de barril bien tirada o ante una falsificación prescindible. Los veteranos camareros del establecimiento llevan años esmerándose en servir cañas y dobles de indudable calidad. No ponen tapas y para acompañar las cervezas hay que pedir raciones, desde las asequibles patatas fritas a mariscos y conservas. El genial humorista Tip, gran aficionado a la buena cerveza, frecuentó durante años el local acodado en una de las esquinas de la barra.

(11).- CERVECERIA LA DOLORES. Plaza de Jesús, 4. Ninguna lista de diez bares estaría completa sin un undécimo, como todo el mundo sabe. Colocamos en el número 11 un bar emblemático y centenario de Madrid, donde para muchos se sirven las mejores cañas de la capital. Cervezas de grifo bien tiradas sin duda, además de vermú de grifo, y amplia variedad de tapas. Siempre repleto. Los primeros viernes de cada mes, los parroquianos cerveceros pueden contemplar desde sus ventanas las largas colas de otro tipo de parroquianos que se forman en la calle para besar los pies al Jesús de Medinaceli que se venera en la cercana iglesia del mismo nombre.

El doble de cerveza del Bar Alonso, el tercero de nuestra lista. / Foto: Enrique Lage

El doble de cerveza del Bar Alonso, el tercero de nuestra lista. / Foto: Enrique Lage

Las cañas de Fide nunca reposan solas en la barra. / Foto: Enrique Lage

Las cañas de Fide nunca reposan solas en la barra. / Foto: Enrique Lage

 

Comentarios (0)

Tags: , , ,

Josep Roca apadrina el nuevo whisky de The Macallan

Publicado el 30 Septiembre 2015 Por AG

Josep Roca, durante la presentación. / Foto: The Macallan

Josep Roca, durante la presentación. / Foto: The Macallan

Josep Roca, el sumiller de El Celler de Can Roca, considerado el mejor restaurante del mundo, fue el encargado de apadrinar este miércoles el lanzamiento de la nueva creación de The Macallan: el whisky de malta Rare Cask. Roca, experto en vinos de Jerez, cuyas barricas aportan gran parte de su personalidad a estos whiskies escoceses, afirmó que Rare Cask es “un whisky extraordinario y supone la materialización del auténtico compromiso de The Macallan con el tratamiento excepcional de la madera”.
A juicio de Roca, cuyo restaurante mantiene una estrecha colaboración con la destilería escocesa, “no hay otro whisky que pueda competir con The Macallan en estilo, rigor, exigencia y calidad atemporal”.
Durante la presentación en primicia y cata de producto también estuvo presente Stuart MacPherson, Master of Wood de The Macallan. Ambos expertos
compartieron con los asistentes el papel fundamental que juega la madera en la creación de nuevos destilados y, en especial, en el desarrollo de whiskies de malta de lujo. “La calidad de un whisky depende en gran parte de la calidad de las barricas de roble en las que madura. Todos nuestros single malts adquieren el 100% de su color de la madera de la barrica en la que maduran, de manera natural y sin colorantes de ningún tipo”, aseguró Stuart MacPherson en la jornada de cierre de Mixology(X)trends, la feria de coctelería donde se presentó el producto.
Según The Macallan, Rare Cask es el producto de una “reinterpretación del estilo más clásico de The Macallan, conseguido a partir de una cuidada selección de 16 estilos de barricas de roble, principalmente de primer llenado, escogidas a mano de manera individual según el carácter único que confieren al destilado de The Macallan. Todas ellas están conformadas con madera proveniente de los mejores bosques españoles y americanos en diferentes formatos y tamaños. Por otro lado, han sido producidas por diferentes toneleros y envejecidas en múltiples bodegas jerezanas.
Notas de cata ofrecidas por The Macallan:
Color: rojo caoba.
Nariz: sus suaves notas a vainilla y uvas pasas despiertan el olfato, abriendo paso a una dulce combinación de manzana, limón y naranja. Todo ello
equilibrado gracias a un exquisito cuarteto de especias: jengibre, canela, nuez moscada y clavo.
Paladar: Se trata de un cuarteto de matices especiados muy consistente. El roble persiste en boca de manera atemporal, con carácter pulido y rico. El toque final lo aportan la vainilla y el chocolate, con un sutil matiz cítrico.
Final: completo y cálido.
El nuevo whisky de The Macallan

El nuevo whisky de The Macallan

 

Comentarios (0)

  • Las listas de Ag

    Las listas de Ag
  • Contacto

    Contacto
  • Ag en los medios

    ag en los medios
  • quiénes somos

    quiénes somos