capuccino

Los conductores de larga distancia comerciales que consumen sustancias con cafeína, como el café o las bebidas energéticas, para mantenerse despiertos durante la conducción, son significativamente menos propensos a cometer fallos que los que no lo hacen, a pesar de que conducen durante distancias más largas y duermen menos, según un estudio publicado en la revista ‘BMJ’. Este tipo de trabajadores experimentan largos periodos de conducción monótona y en una posición sedentaria que se han asociado con somnolencia.

La cafeína es uno de los estimulantes más utilizados en todo el mundo que se ha demostrado que aumentan el estado de alerta en los trabajadores por turnos, pero también puede afectar a la cantidad y la calidad del sueño. Los estudios previos han reconocido que el uso de la cafeína es una estrategia efectiva para mejorar el estado de alerta, pero no han sido concluyentes en relación con los efectos de la cafeína para reducir la probabilidad de lesiones.

Investigadores de Australia han llevado a cabo un estudio sobre los conductores de vehículos comerciales de larga distancia que muestra, entre otros factores, los efectos de la cafeína sobre la probabilidad de un accidente. El estudio, realizado entre 2008 y 2011, en Nueva Gales del Sur y Australia Occidental, analizó a conductores de larga distancia cuyo vehículo masa era por lo menos de 12 toneladas, comparando a 530 conductores que estrellaron su vehículo durante un viaje de larga distancia con 517 que no habían tenido un accidente en los últimos 12 meses (controles).

El 43 por ciento de los conductores consumía sustancias que contienen cafeína, como bebidas de té, café, pastillas de cafeína o energéticas con el expreso propósito de mantenerse despierto. La autora principal del estudio, Lisa Sharwood, del Instituto George de la Universidad de Sydney, entiende que esto sugiere que los conductores están adaptando su comportamiento para gestionar su fatiga. “Esto puede parecer eficaz para mejorar su estado de alerta, pero debe tenerse en cuenta cuidadosamente en el contexto de una estrategia de manejo segura y saludable de la fatiga, ya que las bebidas energéticas y el café no reemplazan la necesidad de dormir“, advierte esta experta.

Los conductores accidentados fueron, en promedio, casi dos años más jóvenes que los del grupo de control y eran más propensos a haber tenido al menos un accidente en los últimos cinco años. Los conductores de control tenían más experiencia de conducción y tendían a realizar distancias más largas que los conductores accidentados, pero dormían menos horas de sueño por la noche y tenían más dificultad para permanecer despiertos durante la conducción.

Después de ajustar factores como la edad, los patrones de sueño, los síntomas de la apnea del sueño, kilómetros recorridos y los horarios de conducción nocturna, los investigadores encontraron que los conductores que consumen cafeína para mantenerse despiertos tenían un 63 por ciento menos de probabilidades de colisión que los conductores que no ingerían ningún tipo de sustancia con cafeína.

Los científicos concluyen que el consumo de productos con cafeína “significativamente puede proteger contra el riesgo de accidentes para el conductor de larga distancia comercial” y esto tiene “implicaciones importantes para la mejora de las estrategias de gestión de la fatiga para estas poblaciones y otras similares”. Sin embargo, los autores dicen que el beneficio es sólo útil para un corto periodo de tiempo y que tener descansos regulares, siesta y horarios de trabajo apropiados son muy recomendables.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *