Archivo Tag | "alcohol"

Tags: , , ,

Beber moderadamente reduce el riesgo de insuficiencia cardiaca

Publicado el 20 Enero 2015 Por Marta Hualde

beber-ag

Beber con moderación no sólo puede evitar daños para la salud sino que, incluso, puede aportar algún beneficio. El consumo de hasta siete bebidas alcohólicas a la semana a comienzos de la mediana edad está asociado con un 20 por ciento menos de riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca en los hombres de desarrollar en comparación con los que no beben y un 16 por ciento en el caso de las mujeres.

Así lo revela un gran estudio realizado en 15.000 hombres y mujeres de 45 a 64 años y que se publica este martes en ‘European Heart Journal’. Anteriormente, ya existía evidencia de los beneficios de beber cantidades moderadas de alcohol en el riesgo de desarrollar una serie de enfermedades cardiacas pero no se había investigado su papel en la insuficiencia cardiaca.

La insuficiencia cardiaca es una enfermedad en la que el corazón ya no puede bombear la sangre a todo el cuerpo como lo hacía y la razón más común es que el músculo del corazón está dañado, por ejemplo, por un ataque al corazón. Se trata de un importante problema de salud pública, con más de 23 millones de personas en todo el mundo que viven con esta patología.

La presión arterial alta, la enfermedad del músculo cardiaco (cardiomiopatía), problemas en las válvulas del corazón, un latido cardiaco irregular (arritmia), infecciones virales, el consumo excesivo de alcohol o de drogas recreativas y los efectos secundarios del tratamiento de radioterapia para el cáncer pueden llevar al corazón a desarrollar insuficiencia.

Los investigadores siguieron a los 14.629 participantes, que habían sido reclutados del ‘Atherosclerosis Risk in Communities Study entre 1987 y 1989, durante entre 24 y 25 años hasta finales de 2011, y les preguntaron acerca de su consumo de alcohol al inicio del estudio y en cada una de las tres visitas posteriores realizadas a intervalos de tres años.

Los autores definieron una bebida como una que contiene 14 g de alcohol, lo que equivale aproximadamente a una pequeña copa de vino (125 ml), un poco más de un cuarto de litro o de un tercio de litro de cerveza y menos de un trago de licor como el whisky o vodka. Se dividió a los participantes en seis categorías: abstemios (personas que dijeron no haber bebido nada de alcohol en cada visita), exbebedores, personas que bebían hasta siete bebidas por semana, o entre 7 y 14 bebidas, de 14 a 21 bebidas , o 21 o más bebidas a la semana.

Durante el tiempo de seguimiento, 1.271 hombres y 1.237 mujeres desarrollaron insuficiencia cardiaca, registrándose la menor tasa de paros cardiacos en los que que tomaban hasta siete bebidas por semana y la tasa más alta entre los exbebedores, según las conclusiones del estudio, realizado por Scott Solomon, profesor de Medicina en la Universidad de Harvard y médico jefe del Hospital Brigham y de Mujeres de Boston, en Estados Unido; Alexandra Gonçalves, investigadora del Hospital Brigham y de la Mujer, y sus colegas.

Después de tener en cuenta varios factores que podrían afectar a los resultados, como la edad, la diabetes, la presión arterial alta, los ataques al corazón o enfermedad del corazón, el índice de masa corporal, los niveles de colesterol, la actividad física, la educación y el tabaquismo, los hombres que consumían hasta siete bebidas a la semana presentaban un 20 por ciento menos riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca en comparación con los abstemios, mientras que el riesgo se redujo en un 16 por ciento en las mujeres que bebían lo mismo.

LOS EXBEBEDORES, EL GRUPO DE MÁS RIESGO

Los exbebedores presentaban el mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca, un 19 y un 17 por ciento más de riesgo en los hombres y las mujeres, respectivamente, en comparación con los abstemios. Curiosamente, entre los hombres y las mujeres que consumían la mayor cantidad de alcohol (14 o más bebidas a la semana), el riesgo de insuficiencia cardiaca no fue significativamente diferente en comparación con el riesgo para los abstemios.

Se sabe que beber cantidades excesivas de alcohol durante un largo periodo de tiempo  aumenta el riesgo de cardiomiopatía, pero el número de grandes bebedores en esta investigación fue pequeño, lo que podría haber limitado su poder para detectar una asociación.

No obstante, cuando los investigadores examinaron la muerte por cualquier causa, se produjo un aumento del riesgo de muerte del 47 por ciento para los hombres y del 89 por ciento de las mujeres que informaron haber consumido 21 o más bebidas a la semana al comienzo del estudio.

“Estos hallazgos sugieren que beber alcohol con moderación no contribuye a un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca e, incluso, puede ser protector. Ningún nivel de consumo de alcohol se asoció con un mayor riesgo de insuficiencia cardiaca. Sin embargo, el uso excesivo de alcohol es, sin duda, un factor de riesgo de mortalidad por cualquier causa“, resume el profesor Solomon.

“Las personas que fueron clasificadas como exbebedoras al inicio del análisis tenían un mayor riesgo de desarrollar insuficiencia cardiaca y de muerte por cualquier causa en comparación con los abstemios. Esto podría estar relacionado con los motivos por los que habían dejado de beber, por ejemplo, porque ya habían desarrollado problemas de salud que les podrían haber hecho más propensas a pasar a desarrollar insuficiencia cardiaca”, plantea.

El efecto protector del consumo moderado de alcohol era más marginal en las mujeres que en los hombres y los autores piensan que esto puede deberse al hecho de que las mujeres metabolizan el alcohol de manera diferente a los hombres y puede afectarles de manera distinta.

La mayoría de los bebedores participantes en este estudio tomaba más de un tipo de bebida alcohólica, lo que supone que los investigadores no pudieron evaluar la función del consumo excesivo de alcohol o cualquier diferencia entre los tipos de bebida.

Comentarios (1)

Tags: , , ,

Modesto beneficio del alcohol en enfermas de cáncer de mama

Publicado el 09 Abril 2013 Por Marta Hualde

alcohol

Un nuevo estudio ha encontrado que el consumo de alcohol antes y después del diagnóstico no tiene impacto en la supervivencia del cáncer de mama, a pesar de que investigaciones anteriores han relacionado la ingesta de alcohol con un mayor riesgo de desarrollar este tipo de tumores. De hecho, se encontró un modesto beneficio en la supervivencia en las mujeres que eran bebedoras moderadas antes y después del diagnóstico debido a una reducción en el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular, principal causa de mortalidad entre los supervivientes de cáncer de mama.

La investigación, cuyos resultados publicó la revista ‘Journal of Clinical Oncology’ en su edición de este lunes, fue dirigida por Polly Newcomb, miembro de la División de Ciencias de la Salud Pública y director del Programa de Prevención del ‘Fred Hutchinson Cancer Research Center’. “Nuestros resultados deberían tranquilizar a las mujeres que tienen cáncer de mama debido a que el consumo de alcohol no tendrá impacto en la supervivencia tras el diagnóstico. Este estudio también proporciona apoyo adicional para el efecto beneficioso del consumo moderado de alcohol con respecto a la enfermedad cardiovascular”, dijo Newcomb.

El estudio se basó en datos de casi 23.000 mujeres que participaron en el Estudio Colaborativo de Cáncer de Mama, del Instituto Nacional del Cáncer con distintos patrocinios, comenzó en 1988 y se llevó a cabo en Nueva Hampshire, Massachusetts, y Wisconsin, en Estados Unidos. En un pequeño análisis de seguimiento entre 1998 y 2001, a cerca de 5.000 participantes se les envió un cuestionario sobre sus hábitos de consumo de alcohol después del diagnóstico.

Los autores encontraron que la cantidad y el tipo de alcohol que una mujer dijo consumir en los años antes de su diagnóstico no se asoció con la probabilidad de morir por cáncer de mama. Sin embargo, los científicos detectaron también que aquellas que consumían un nivel moderado de alcohol (tres a seis bebidas por semana) en los años antes de su diagnóstico de cáncer eran un 15 por ciento menos propensas a morir por enfermedad cardiovascular que las no bebedoras.

En particular, la ingesta de vino de forma moderada se asoció con un menor riesgo de mortalidad por enfermedad cardiovascular, mientras que dicho beneficio no fue evidente para el consumo de cerveza y licores o para los niveles de consumo de alcohol más elevados. Patrones similares se hicieron evidentes cuando se tuvo en cuenta el consumo de alcohol después del diagnóstico de cáncer de mama.

La cantidad y el tipo de alcohol que una mujer consume tras el diagnóstico no parece estar asociado con la supervivencia del cáncer de mama, pero aquellas que tomaron alcohol con moderación experimentaron entre un 39 y un 50 por ciento menos en la tasa de mortalidad por enfermedad cardiovascular.

“Podría ser que el tipo de cáncer de mama que tiene más probabilidades de ser diagnosticado entre las mujeres que beben puede ser más sensible a las terapias de reducción de las hormonas”, se aventuró Newcomb. La ingesta de alcohol se cree que influye en el riesgo de cáncer de mama a través de aumentos en la producción de estrógenos en mujeres pre y posmenopáusicas.

 

Comentarios (0)

Tags: , , ,

Vino tinto contra el cáncer de mama

Publicado el 17 Enero 2012 Por León Prieto

Los beneficios del consumo moderado de vino tinto (una o dos copas al día) para prevenir problemas cardiovasculares son bien conocidos desde hace años, aunque parece que los buenos caldos tienen incluso propiedades antitumorales. Así se desprende de un estudio científico realizado por el Instituto Médico Cedars-Sinaí de Estados Unidos que concluye que beber vino tinto con moderación puede reducir uno de los factores de riesgo que propician la aparición del cáncer de mama, una de las primeras causas de muerte entre las mujeres.

La investigación, publicada en la revista Journal of Women’s Health, desmiente la creencia de la clase médica de que cualquier consumo de alcohol eleva los riesgos de padecer cáncer de mama al aumentar la presencia de estrógenos y concluye, por el contrario, que determinados compuestos químicos del hollejo y las semillas de la uva tinta reduce los niveles de esa hormona mientras que eleva la testosterona en mujeres que beben de forma moderada. “Si va a tomar una copa de vino en las cenas, yo apostaría por el tinto”, explica Chrisandra Shufelt, directora adjunta del Centro Cardíaco de la Mujer del Instituto Cedars-Sinai y una de las autoras del estudio.

Para llegar a sus conclusiones, los investigadores hicieron beber a 36 mujeres vinos de Cabernet Sauvignon o Chardonnay cada día durante casi un mes, luego cambiaron al otro tipo de vino. La sangre se extrajo dos veces cada mes para medir los niveles hormonales y se descubrió que el cambio en los patrones hormonales sugiere que el vino tinto puede detener el crecimiento de células cancerosas, como se ha demostrado en estudios de laboratorio. Según otro de los autores, Glenn D. Braunstein, los resultados no significan que el vino blanco aumente el riesgo de cáncer de mama, pero las uvas de variedades usadas en vinos blancos parecen carecer de los mismos elementos de protección que tienen las uvas tintas.

<img style=”border-style: initial; border-color: initial; margin-right: 0px; margin-left: 0px; margin-top: -1px; margin-bottom: -1px; border-width: 0px;” src=”http://actualidadgastronomica.es/pruebas/wp-content/uploads/2012/01/foto-2.png” alt=”” width=”26″ height=”19″ /> Quinn Dombroski

 

Comentarios (0)

Tags: , , ,

El alcohol libera en el cerebro ‘la hormona del placer’

Publicado el 13 Enero 2012 Por León Prieto

Beber alcohol hace que el cerebro libere endorfinas, los neurotransmisores que proporcionan la sensación de placer. Esta es la conclusión de un estudio realizado por investigadores del Centro Médico Ernest Gallo de la Universidad de San Francisco (Estados Unidos).

En concreto, el estudio describe por primera vez en seres humanos cómo el consumo de bebidas alcohólicas lleva a la liberación de endorfinas en el núcleo accumbens y el córtex orbitofrontal, las áreas cerebrales relacionadas con las sensaciones de placer y recompensa.

“Es algo con lo que habíamos especulado durante 30 años, basándonos en estudios con animales, pero hasta ahora no se había observado en seres humanos”, explica Jennifer Mitchell, directora de proyectos clínicos en el citado centro de investigación.

Según explica esta investigadora, este estudio, que ha sido publicado en la revista Science Translational Medicine, “proporciona la primera evidencia científica de cómo el alcohol hace a la gente sentirse mejor”.

Comentarios (0)

  • Las listas de Ag

    Las listas de Ag
  • Contacto

    Contacto
  • Ag en los medios

    ag en los medios
  • quiénes somos

    quiénes somos